OBISPILLO

El Obispillo llega a lomos de una caballo blanco a la tradicional recepción oficial

burgosnoticias.com  | 28/12/2016 - 14:26h.

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Burgos ha acogido la ya tradicional recepción oficial al Obispillo, este año David Vicario, un estudiante de 4º de primaria del Blanca de Castilla. El Obispillo ha sido recibido por el alcalde de Burgos, Javier Lacalle y el concejal de fiestas, José Antonio Antón, para posteriormente salir al balcón del Ayuntamiento a saludar a los niños y niñas de Burgos.

Previo a este acto, a las 11:00 h, David Vicario ha sido investido en el Monasterio de las Madres Salesas, y después ha visitado a los mayores de la Residencia Barrantes. Acto seguido, ha acudido al Belén de la Catedral, desde dónde ha partido la comitiva hasta el Ayuntamiento, pasando por el Espolón. El Obispillo, como ya es tradicional, ha recorrido el camino montado en un caballo blanco, repartiendo caramelos entre los niños.

David Vicario, durante la recepción, ha recordado a todas las familias que lo están pasando mal debido a la crisis, por lo que ha pedido al alcalde de Burgos que "les proporcione las ayudas necesarias para darles a sus hijos una vivienda digna". También ha aprovechado para pedirle que mejore las orillas de los ríos ya que algunas zonas están descuidadas y "no se puede apreciar bien si hay agua o no".

El Obispillo también le ha recordado a Javier Lacalle que, a pesar de que sean niños, ya se van haciendo mayores por lo que necesitan más zonas de ocio, ya que, según David Vicario, la ciudad tiene pocas alternativas para los jóvenes.

Otro de los deseos navideños del Obispillo es que todos los burgaleses y burgalesas "tengan presente la mirada inocente de un niño" para evitar desgracias a nivel mundial como el hambre o las guerras.

Al finalizar la recepción, la escolanía ha deseado las navidades "como mejor lo sabe hacer": cantando.

La del Obispillo es una tradición que proviene de las catedrales europeas y que en Burgos se remonta al siglo XV. Después, como indica Amador Pérez, desapareció con el Concilio de Toledo, volvió a retomarse y volvió a desaparecer hasta que finalmente la recuperó en 1996 quien fue el director de la Escolanía Luis Corbí.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad