MANOS UNIDAS

La solidaridad burgalesa funciona en Uganda

imagen

Un proyecto de Manos Unidas en Uganda cofinanciado por el Ayuntamiento de Burgos, está contribuyendo a la reducción del hambre y la pobreza extrema de 335 familias en el distrito de Zombo, que dependen de la agricultura de subsistencia, de muy escaso rendimiento que apenas permite asegurar su alimentación, ni proporcionar ingresos adicionales a lo que se ha añadido además la pandemia del COVID-19.

burgosnoticias.com  | 09/12/2021 - 17:44h.

El proyecto, que incluye medios materiales y formativos para mejorar y diversificar el rendimiento de sus tierras, la comercialización de los productos, y la nutrición y salud, aún no ha finalizado, pero ya empieza a cambiar la vida de sus beneficiarios.

Una de ellas es la familia Onen,  el Sr. Onen, Samuel tiene 40 años, está casado y tiene seis hijos, viven en el pueblo de Nzese, parroquia de Dindu, subcondado de Jangokoro, en el distrito de Zombo y ha recibido apoyo en el marco del proyecto para la producción y comercialización de patatas irlandesas, Onen señaló que "antes del proyecto, no me dedicaba a ninguna actividad comercial. Cultivaba judías, yuca y maíz sólo para el consumo doméstico y vendía los excedentes para obtener algunos ingresos".

Sin embargo, gracias a la intervención del proyecto, recibió 3 sacos de semilla fundacional de patata de alta calidad. También asistió a formación sobre buenas prácticas agroecológicas de la patata irlandesa. Onen dijo: "Seguí todas las formaciones al pie de la letra y apliqué fertilizantes en mi granja para mejorar el rendimiento. Como resultado, cosechó 22 sacos. Vendió 10 sacos colectivamente y guardó otros 10 sacos para sembrar en la próxima temporada. Los otros 2 sacos se destinaron a la alimentación y a regalar a la familia y los amigos que le ayudaron en el trabajo agrícola. Esto, para Onen, fue algo increíble, ya que señala: "Nunca he recibido tal cantidad de dinero en toda mi vida por la agricultura y esto es como un sueño hecho realidad. Ahora soy muy optimista y creo que mi futuro será más brillante con la producción de patata irlandesa".

Después de asistir a la formación sobre el espíritu empresarial el Sr. Onen con el dinero disponible de la venta de patatas, y se centró en la compra y venta de café.  A finales de agosto, compró 300 kilos de café que vendió y siguió invirtiendo y vendiendo café. Gracias a este negocio, pudo adquirir una motocicleta de segunda mano para ayudar en el transporte. "He aumentado inmediatamente el valor de mis ahorros semanales ", subrayó Onen, y "con los ingresos semanales, podemos comer tres veces al día con una dieta diversificada. Este proyecto ha cambiado a mi familia", concluyó. Onen planea comprar más tierras para aumentar su producción de patatas irlandesas, pero también para construir una casa permanente.

El Ayuntamiento de Burgos está cofinanciando este Proyecto con 86.658,13 €.

EL PROYECTO

EL subcondado de Jangokoro, en el distrito de Zombo en Uganda, está habitado por el grupo étnico Alur de acuerdo con un sistema de clanes, donde viven juntos los que comparten los mismos ancestros, en viviendas con el techo de paja, paredes de barro y sin saneamiento. Muchas familias son polígamas. Las normas sociales son discriminatorias para las mujeres y niñas, en acceso a la educación, a la propiedad de las tierras, tienen un poder de decisión muy limitado...

Los niveles de alfabetización de adultos son muy bajos. Pocos niños van a la escuela y la tasa de deserción es alta. Se da preferencia a los niños varones. Las escuelas tienen estructuras en ruinas que no son favorables para el aprendizaje y algunas clases se llevan a cabo bajo los árboles, lo que hace que muchos niños no puedan aprender durante más de la mitad del año escolar debido a las lluvias

El acceso a agua potable es bajo (37%). Las familias utilizan el agua de los arroyos que fluyen estacionalmente. Estas fuentes de agua se comparten con los animales.

La dieta es escasa y pobre casi sin acceso a la carne o pescado. La principal actividad económica para todos es la agricultura de subsistencia

Estas familias de pequeños agricultores están atrapadas en el hambre y la pobreza intergeneracionales. Apenas tienen rendimientos suficientes para asegurar un suministro de alimentos adecuado, al cultivar solo cultivos básicos, apenas comen alimentos adecuados para una vida saludable y no tienen excedentes para obtener ingresos suficientes para una vida digna. Además, sin una participación efectiva en su gobierno local, los planes y presupuestos del gobierno local no responden a las necesidades de la gente y reciben pocos servicios. Estas situaciones, frente al cambio climático, la volatilidad de los mercados y ahora la COVID-19, hacen que las familias sean cada vez más vulnerables a las crisis de medios de vida y se vean atrapadas en la pobreza crónica.

Con el proyecto se está ayudando a 335 familias de pequeños agricultores para

-Aumentar y diversificar la productividad agrícola a partir de parcelas muy pequeñas mediante la producción, el consumo y la comercialización de productos agrícolas diversificados. (cultivos adecuados, intercalados, con rotación eficiente...) Además, se han proporcionado insumos agrícolas, así como aves de corral locales para diversificar la dieta y los ingresos.

-Capacitación de los agricultores mediante la difusión de conocimientos y técnicas para aumentar la adopción de buenas prácticas agrícolas, que permitan mejorar la producción.

-Mejorar la nutrición mediante la promoción de huertos, la educación nutricional y mejora de conservación de alimentos y el uso de prácticas seguras de saneamiento.

-Participación eficaz de los pequeños agricultores en el mercado, para lo que se formará y fortalecerá una sociedad cooperativa polivalente. Fomento del ahorro y microfinanciacion comunitaria.

-Incorporación de la conciencia de la COVID-19, cuestiones de género y conservación del medio ambiente en todas las actividades del proyecto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

--- patrocinados ---
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad