EN PRIMERA PERSONA

¿Negligencia en el HUBU? Una familia denuncia la falta de asistencia a una dependiente

ester
Imágenes de Ester cedidas por la familia

Pedro Ontoso denuncia a través de Burgos Noticias que en el Hospital Universitario solo importen las víctimas COVID y que para el resto de patologías no se tenga tiempo ni ganas. Para llevar el caso ante las autoridades competentes han creado una petición de firmas en Change.org

María C. | 19/11/2020 - 18:42h.

Pedro Ontoso es yerno de Ester Berrio, una mujer de 74 años que lleva 15 sufriendo de ictus y que, por suerte o desgracia, en un momento de vida o muerte, solo fue atendida por su hijo y su yerno. Esta anciana tiene la mitad del cuerpo afectado y ha sobrevivido a la COVID, no fue así para uno de sus hijos.

Tras superar el virus tuvo la desgracia de romperse un hueso de la pierna, pero no la atendieron en el HUBU porque era mejor así. Para que no 'pillara el bicho', sin embargo no tuvieron más remedio que ingresarla cuando Ester acudió a Urgencias con los labios morados por asfixia.

La denuncia de la familia comienza desde el momento en el que hicieron uso del botón de teleasistencia, ya que por más que insistían en la premura del momento al otro lado no encontraban soluciones, solo preguntas. Así pues, el hijo de Ester decidió llevar a su madre a las puertas del HUBU, junto a su cuñado, Pedro.

Aquí entró en juego la 'parsimonia' de los sanitarios, que no les acercaban una silla de ruedas y tuvieron que llevarla a volandas. Justo entonces llegó una celadora, que al ver que la mujer se había atragantado con una flema, la diagnosticó de inmediato de caso COVID.

Sin embargo, Pedro insiste en que Ester es una persona dependiente, que tiene afectado el 50% de su cuerpo y no habla ni puede come sola, pero no les dejaron exponer estos hechos y la ingresaron en la planta de sospechas. Tampoco recibieron la llamada de los rastreadores para controlar el supuesto caso, criticia.

Le hicieron varias PCR y todas ellas resultaron negativas, aunque los anticuerpos IgG e IgM estaban presentes en las pruebas. Ester ingresó el domingo 8 de noviembre y estuvo hasta el lunes 17 en esta planta, sola y expuesta al virus. Desde entonces, por insistencia familiar y tras hablar con el defensor del paciente, la trasladaron a una 'planta limpia' con una infección respiratoria.

Pero ahí no acaban lo que Pedro considera "posibles negligencias" y es que tras decir a los familiares que Ester "ha vivido suficiente" solo permiten a un familiar atender y visitar a esta mujer dependiente. Una persona para las 24 horas del día es inhumano, Ester necesita atención en todo momento ya que puede ser la diferencia que le salve la vida ("otra vez"). Además, el familiar que se hace cargo de ella puede salir, ir a comprar y volver a la habitación, explica. Incluso propusieron hacer PCR a las dos personas que pedían atender a Ester.

Por todo esto, han creado una petición de firmas a través de la plataforma Change.org que entregarán a las autoridades competentes. "Queremos que la cuiden, cuidarla nosotros y que no la dejen como un mueble de Ikea", comenta.

"Todo el mundo tiene derecho a la vida" y no se puede permitir que se trate a un ser humano del modo en que lo hicieron con ella, concluye.

Desde el Defensor del Paciente se han puesto en contacto para añadir que si han dado información a la familia, hasta entonces desconocida, y puede tener un acompañante es en parte gracias a su implicación. Además, han enviado el caso a la Gerencia, Fiscalía y dirección médica.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad