SALUD

​La desgarradora carta de una madre ‘salmantina’: “Me rindo. No hay subvención para una familia cuyo hijo tiene un 100% de discapacidad”

carta-salmantina
Foto: Salamanca24horas

La misiva, dirigida a Manuela Plaza, gerente de Salud del Área de Salamanca, habla de las dificultades que ha encontrado para lograr una ayuda a la hora de atender todas las necesidades que tiene su hijo. De hecho, Covadonga y su familia se han tenido que marchar de Salamanca en búsqueda de una vida mejor para Alonso.

Salamanca24horas | 06/09/2020 - 11:23h.

"Soy Covadonga C., madre de Alonso C., un niño de casi ocho años con un 100% de discapacidad. Es posible que nos recuerde, puesto que esta no es la primera vez que le envío una carta". Así comienza una desgarradora misiva que una madre salmantina (de adopción, ovetense de nacimiento) le dirige a Manuela Plaza, gerente de Salud del Área de Salamanca, en relación con una ayuda que solicitó para su pequeño y que nunca llegará, ya que ha sido rechazada.

La anterior carta a la que se refiere Covadonga también hacía referencia a una subvención, la que solicitaron para comprar la primera silla de ruedas de Alonso que, en ese caso y tras luchar, sí terminaron recibiendo. No ha ocurrido lo mismo con la ayuda que ahora solicitaban, también referente a la silla de ruedas de su hijo, que ya ha sido rechazada de manera definitiva.

"Yo podría emprender acciones legales, podría reclamar, podría denunciar... pues no, señora Plaza, esta vez he de decirle que me rindo. No sin antes desahogarme con usted, que es quien firma la denegación", asegura Covadonga en una carta en la que refleja las pocas ganas que le quedan de luchar.

Una solicitud que ha sido denegada más de un año después

Covadonga relata la historia: "En julio de 2019 se publicó en el BOE el nuevo catálogo ortoprotésico de cumplimiento nacional, con entrada en vigor al día siguiente de dicha publicación. Señalaba que las comunidades autónomas tendrían seis meses para adaptar sus catálogos al nuevo", comienza.

Y, a continuación, da la clave en la que ha surgido la problemática: "Todos interpretamos que los productos que marcaba el BOE ya se podrían solicitar a partir del día siguiente, aunque el catálogo de Castilla y León aún no estuviese actualizado (esa es la clave, seis meses para la actualización de códigos, nunca la no aceptación en ese período de tiempo de códigos nuevos establecidos por el Gobierno Central)."

Tras ello, Covadonga asegura que su alegría fue inmensa en ese momento porque "como sabrá, en Castilla y León no existía un apartado para solicitar sillas de ruedas infantiles y mucho menos chasis. Yo acababa de comprar el de Alonso y con los códigos nuevos, recibiría una subvención en torno a los 2.000 euros, en lugar de 80 euros, más o menos, que me correspondían con los códigos antiguos. Por cierto, la silla, como puede comprobar en la factura, me costó unos 5.000 euros, sin el asiento moldeado a medida, que va aparte y por el que sí recibí subvención".

Sin embargo, y tras solicitar la subvención el pasado mes de julio de 2019, ha sido ahora cuando se la han denegado. "La razón es que se interpreta que cuando yo la presenté los códigos nuevos no estaban vigentes en Castilla y León, algo, como me dicen, interpretable a partir del texto del BOE. Y lo interpretan para mal, claro, para denegar una subvención. Nadie puede hacer nada porque sus funcionarios me cuentan que es una orden que viene de Valladolid y punto pelota". "Campana y se acabó", lamenta.

"No hay subvención para una familia cuyo hijo tiene un 100% de discapacidad"

Covadonga sentencia: "No hay subvención para una familia cuyo hijo tiene un 100% de discapacidad y depende de ese dinero". Esta madre también matiza que la ayuda que piden está destinada a las terapias privadas que su hijo necesita para poder incrementar sus capacidades y "llegar donde la Administración se queda tan corta".

No sólo eso, sino que cree, convencida, que para esta Administración su hijo Alonso "no es más que un número, un expediente, o sea, nada, algo que mañana se olvida". Mientras, para ella y su familia, esa ayuda supondría que su pequeño pudiera ir a "watsu en piscina para fortalecer sus músculos, terapia con caballos para el equilibrio, logopeda especializado en Tobii para comunicación con la mirada, surf adaptado para su sistema motor y cognitivo, terapia ABR... y lo que se nos ponga por delante que mejore sus capacidades y le haga disfrutar".

Sin embargo, al no recibir ninguna ayuda, Covadonga no sabe cómo afrontarán toda esa terapia. Lo que sí tiene claro es que superará cualquier contratiempo que se le ponga delante, sea como sea. De hecho, han tenido que marcharse de Salamanca porque su hijo se estaba quedando sin oportunidades y, además, "pelear con la Administración me suponía un esfuerzo extra que no me puedo permitir".

"Deberían plantearse cambiar de sistema, opino que el suyo está obsoleto", prosigue su carta, confirmando que ella seguirá luchando por el bienestar de su hijo, lamentando que haya alguien en Valladolid "que busca recovecos legales y de interpretación para denegar una subvención de una silla de ruedas a un niño de siete años con un 100% de discapacidad". "Por favor, dígale que no se puede caer más bajo, que opino que es una situación sucia y rastrera", sentencia.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad