PROVINCIA

Quintanapalla rememora el sábado la versión más teatral de la boda de entre Carlos II y María Luisa de Orleans

quintanapalla-representacion2

Es el segundo año en el que se representa la adaptación de Andrés García sobre el texto de Fray Valentín de la Cruz y se adelanta dos meses para no coincidir con otras actuaciones clásicas de la provincia

burgosnoticias.com  | 12/06/2019 - 12:51h.

Quintanapalla representa este fin de semana la boda entre Carlos II y María Luisa de Orleans, en la versión de Andrés García sobre texto de Fray Valentín de la Cruz. Este año adelantan la actuación dos meses para no hacerla coincidir con otras representaciones que se desarrollan a lo largo de la provincia, como es el caso de 'El  Cronicón de Oña' o de 'Los Siete Infantes de Lara", así como las fiestas que se celebran en numerosos pueblos en todo el mes de agosto. Así lo explica Juan Ignacio Martínez.

Andrés García y Ana García, de Ronco Teatro, dirigen la obra que lleva por título 'Camino de amores' que  rememora la boda entre Carlos II y María Luisa de Orleáns, celebrada en 1679, en la iglesia de la localidad.  Está organizada por la Asociación Cultural San Esteban y se representa en la plaza de la iglesia con entrada gratuita, a partir de las 22.00 horas del sábado 15 de junio.

Según ha explicado el presidente de la Asociación, se trata de un trabajo realizado a lo largo de todo el año y cuyo objetivo es mantener al pueblo vivo. Este año es el segundo en el que se representa la nueva versión adaptada por Andrés García que aporta más teatralidad, respetando el rigor histórico, y resta de solemnidad a la versión original de Fray Valentín de la Cruz. Andrés García.

La novedad introducida ya el año pasado se concreta en la presencia en escena tanto de los reyes jóvenes como de un 'alter ego' de ellos 31 años después, tras la muerte del rey Carlos II. El elenco está formado por 26 artistas, con Ana Ortega y Fernando Román como reyes jóvenes y Constantino Gómez y María Ángeles Arnaiz como reyes de 1700.

Desde el punto de vista histórico, esta boda fue un punto de inflexión en la vida social y económica de Quintanapalla. La monarquía dotó al pueblo de privilegios reales como el uso y disfrute del monte del pueblo, que quedó como suerte de leña y coto de caza exclusivo para la vecindad; así como diversas exenciones de impuestos o el privilegio de los quintos para no acudir a filas.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad