SUCESOS

La Guardia Civil investiga a un conductor por presentar síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia del alcohol

guardia-civil

La Guardia Civil ha investigado a un varón de 31 años de edad, como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas superando las tasas establecidas.

burgosnoticias.com  | 08/03/2019 - 12:26h.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado jueves 7 de marzo, cuando una Patrulla de Seguridad Ciudadana, en un punto de identificación de personas y vehículos desarrollado en la carretera N-122 a su paso por la comarca de La Ribera burgalesa, paraban un turismo.

Durante la entrevista mientras se identificaba al conductor, al que se le requirió su documentación personal y la correspondiente al vehículo que conducía, se observaron síntomas externos en la persona de haber ingerido abundante alcohol y de encontrarse bajo la influencia del mismo.

Por este motivo se solicitó la presencia de un Equipo de Atestados e Informes de la Agrupación de Tráfico del Cuerpo, para que corroborase las sospechas iniciales mediante la realización de la preceptiva prueba de alcoholemia.

Provisto de un etilómetro, el conductor realizó la pruebas reglamentarias mediante al aire espirado arrojando sendos resultados positivos de 0'75 y 0'72 mg/l, prácticamente triplicando la tasa máxima permitida de 0'25 mg/l.

M.I.M. ha sido investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Las diligencias instruidas serán entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Aranda de Duero.

La ingesta de bebidas alcohólicas así como la de drogas y sustancias tóxicas influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1.000 € de sanción y penalmente podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad