SALUD

Tips para contrastar al trastorno afectivo estacional

hafefobia-covid
Foto: salamanca24horas.com
burgosnoticias.com  | 29/11/2020 - 10:16h.

A estas alturas del año ya nos hemos despedido definitivamente del verano, se ha hecho el cambio de armario y nos esperan los meses más fríos. Si a esto le sumamos el hecho de estar viviendo un año atípico, y ciertamente más complejo y difícil a nivel social y laboral, es normal que nos sintamos cansados, con pocas ganas de hacer cosas. No nos desanimemos, porque si pensamos que somos víctimas de la dichosa depresión causada por la pandemia, nos equivocamos: estamos hablando del Winter Blues, o Trastorno Afectivo Estacional. Aparece con el primer frío y el acortamiento de los días y se trata de un estado pasajero.

En este sentido, los expertos de Mundopsicologos.com han elaborado una lista de tips para superar mejor la transición al frío sin hundirse en la melancolía y aprender a captar su intrínseca belleza. No tenemos que olvidar que el invierno es una época de introspección, de centrarnos en el interior y fortalecer el contacto con nosotros mismos.

¿Cuáles son los síntomas del Winter Blues?

También conocido como Seasonal Affective Disorder (SAD, en inglés Triste), Trastorno Afectivo Estacional, el Winter Blues llega cuando las temperaturas bajan y las horas de luz son cada vez menos. Es ese estado por el que no queremos salir de la cama. Por lo general afecta más a las mujeres que a los hombres y está determinado en gran medida también por factores ambientales.

Reconocerlo es simple. Entre los síntomas más comunes se encuentran la falta de entusiasmo, el bajo nivel de energía, el estado de ánimo fluctuante, a los que se suman el deseo repentino de llorar, las alteraciones del sueño, la melancolía y una sensación de apetito amplificado. Una vez reconocidos los síntomas, bastará con armarse de buena voluntad para contrarrestar esta tristeza invernal y aprender a convivir con ella y, por qué no, a apreciar el cambio de estación.

Tips para superar el Winter Blues

Para afrontar este período emocionalmente exigente, los expertos han elaborado una lista de consejos que van desde tomar conciencia del cambio estacional y su naturalidad, pasando por la alimentación, el ejercicio físico, hasta el cuidado de uno mismo y de los demás mediante la adopción de hábitos de vida saludables.

Ahí van 10 tips para contrarrestar el Winter Blues:

1. La vida está hecha de etapas y, en este sentido, las estaciones nos ayudan. El primer paso para derrotar al Winter Blues es aceptar que la vida se compone de diferentes épocas, cada una con sus propias características, complementarias y necesarias para nuestro equilibrio. Intentemos imaginar una vida en la que siempre sea verano, hecha de luz y ritmos acelerados. Nuestro cuerpo y nuestra mente no lo aguantarían. El invierno, el frío y la oscuridad sirven precisamente para bajar el ritmo y recuperar energías. Adaptarse a este estado natural en lugar de oponerse a él es la mejor manera de sentirse bien.

2. Come sano, eligiendo productos de temporada. En invierno nuestro organismo necesita triptófano, vitamina B1, ácido fólico y zinc, fibra y sales minerales. Las sopas y las cremas son grandes aliados, especialmente si son ricas en legumbres que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. Comer platos calientes cuando hace frío estimula las endorfinas y da una reconfortante sensación de placer. Entre los ingredientes que no pueden faltar en las sopas de invierno están las setas, la espelta, las lentejas, gran variedad de  verduras y la cúrcuma.

3. Haz ejercicio físico. Sabemos que con el frío las ganas de salir son mucho menores. Sin embargo, salir a correr temprano por la mañana o al final del día, bien abrigado, es una verdadera panacea para el cuerpo y el estado de ánimo. Si el tiempo no acompaña, siempre cabe la posibilidad de hacer ejercicios en casa: entre tutoriales de acondicionamiento físico, bicicletas estáticas y cintas de correr, tienes muchas opciones para elegir.

4. Cuídate. Dedica tiempo a tu bienestar. Por ejemplo, tomando un baño caliente sin mirar el reloj, viendo tu serie favorita u olvidándote del tiempo que pasa mientras estás inmerso en las páginas de un libro, son regalos que te hacen sentir bien sin coste alguno.

5. Cuida de los demás. Ya sea a través de llamadas, videollamadas o en persona con las medidas de seguridad adecuadas, es vital no descuidar a nuestros seres queridos. Dar afecto es dar calor a nuestros corazones y es un gesto de generosidad sin igual.

6. Hacer actividades manuales que no se hacen en verano. Aprender a tricotar, hornear pasteles, preparar decoraciones navideñas, son actividades que no hacemos en verano. El invierno es la excusa perfecta para aprender o mejorar nuestras habilidades manuales.

7. Cuida de tu hogar. En invierno, la gente pasa mucho más tiempo en casa. Alojarnos en un espacio que nos haga sentir bien, limpio, ordenado y que cumpla con nuestros gustos es fundamental para nuestro estado de ánimo.

8. Aparta el móvil. La tendencia, cuando sales menos, es refugiarte en las comunicaciones y las actividades online. No hay nada menos recomendable que eso. El teléfono roba un tiempo muy preciado de nuestra productividad y nuestro descanso, es bueno usarlo con moderación e inteligencia, si no queremos tener esa molesta sensación de no haber hecho nada.

9. Dormir sin sentirse culpable. Nuestro cuerpo necesita descansar igual que necesita comer, y con demasiada frecuencia lo olvidamos. Cuando no tengas compromisos urgentes, permanece más tiempo bajo las sábanas, échate una siesta sin sentirte culpable. Escuchar a nuestro cuerpo nos ayuda a sentirnos mejor y a satisfacer sus necesidades.

10. No te pierdas ni un solo rayo de sol. Sal al aire libre bien abrigado. En los países nórdicos, salir al exterior a pesar del frío es lo normal. Aprendamos de ellos y aprovechemos al máximo los días soleados. No olvidemos que la vitamina D es muy importante para nuestro organismo, y que el sol es una fuente inagotable de buen humor.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad