JUSTICIA

La Audiencia condena a dos años de cárcel a un anciano de 96 por besar y tocar a una niña en un parque de Burgos

tribunal-superior-justicia
burgosnoticias.com  | 01/12/2020 - 16:40h.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha visto en juicio oral y público un delito de abusos sexuales del art. 183. 1 del Código Penal, contra un hombre burgalés de 96 años. El pasado 12 de noviembre la sentencia le condena a dos años de cárcel por besar y tocar a una niña de 14 años en el paseo del Espolón.

El acusado se encontró con la menor y trató de averiguar la edad de la chica, diciéndole que estaba muy desarrollada para no tener ni 15 años y que tendría más. Más tarde, el anciano le pidió que le diera dos besos, a lo que ésta por educación y edad, dice la sentencia, accedió, y en el momento en el que la menor fue a dárselos, el acusado giró la cara intentando besarle los labios, lo que ella evitó, tras lo cual, el anciano le puso la mano en la pierna y le dijo "vamos a pasar un rato divertido juntos".

La joven quedó paralizada y el acusado aprovechó para intentar nuevamente besarla en la boca, lo que pudo evitar la menor al tiempo que ponía su mano sobre uno de sus pechos, tras lo cual le apartó la mano inmediatamente y se marchó del lugar. A continuación, el acusado siguió andando tras ella, a la vez que le decía "espera no te vayas, que lo vamos a pasar muy bien".

La sentencia se realiza por medio de la LO. 1/15 de 30 de marzo, que entró en vigor el día 1 de Julio de 2.015, y que dispone, en su apartado 1 que "el que realizare actos que atenten contra la indemnidad sexual de un menor de dieciséis años será castigado como responsable de abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis años".

En el acto del juicio, la menor no solo fue capaz de relatar con una gran madurez y precisión la conducta antijurídica llevada a cabo por el acusado, cuando intentó darle un beso, y pudo apartarse, pese a lo cual el acusado "le tocó una teta", sino también de justificar por qué accedió a quedarse en el lugar –según dijo-porque "le vio solitario y porque siempre respeta a los mayores, en este caso al recordarle a su abuelo que había fallecido hacía poco tiempo y, porque, se quedó bloqueada y sin saber cómo reaccionar"; lo que quedó refrendado por el reconocimiento personal efectuado en el acto del juicio oral, en la que la menor, tras las prevenciones ofrecidas por esta presidencia, reconoció al acusado como la persona que le agredió sexualmente.

Pese a ello, tanto el acusado como su defensa pretendieron exculpar la conducta del mismo, no solo negando su participación en los hecho, sino fundamentalmente enfatizando en la atipicidad penal de su conducta pero sin que se practicara a prueba con efectividad para probar que todo lo manifestado por la menor había sido mentira. De hecho, en el trámite de informe final, el acusado fue capaz de recordar al tribunal que los mayores de 70 años no van a la cárcel.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad