LOCAL

Burgos tendrá que esperar hasta mediados del 2022 para recuperar el nivel de PIB anterior a pandemia

calle-santander-vacia
burgosnoticias.com  | 22/01/2021 - 11:49h.

El desempleo en Burgos ha crecido en un 66% durante este último año. El año 2019 cerró con una tasa de paro del 9'34% mientras que el porcentaje durante el 2020 se elevó al 11'75%. Sin embargo, si tenemos en cuenta los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) la tasa de paro oficial se eleva hasta el 15'50%.

Así lo refleja el boletín, presentado por Cajaviva Caja Rural, sobre la situación económica de la provincia y el monográfico sobre los efectos de la Covid-19 en el mercado de trabajo en Burgos.

Durante la presentación de este boletín han estado presentes el Director General de Cajaviva Caja Rural, Ramón Sobremonte, el coordinador del Boletín, José María Calzada y el miembro del equipo de Coyuntura de la Universidad de Burgos, Manuel Morquilla.

Calzada señala que "los dos primeros trimestres de este año no serán muy positivos". No espera que haya una recuperación del PIB hasta mediados del 2022 y del empleo hasta finales de ese mismo año.

Del 2013 al 2019 en Burgos se crearon en torno a 13.000 empleos. Sin embargo, en tan solo un año han perdido 10.000. "En algunos sectores, como la hostelería, la situación es especialmente grave" ya que, si durante los últimos años se crearon 1.500 empleos, este 2020 ha cerrado con 4.500 empleos menos en el sector.

En otro orden de cosas, Calzada señala dos aspectos significativos y positivos que se están produciendo en la provincia. En primer lugar, el saldo migratorio interior ha ido decreciendo durante los últimos cinco años hasta alcanzar una cifra prácticamente nula (75 personas) y en segundo lugar, el saldo migratorio exterior ha ido aumentando, aunque a un ritmo moderado que la media nacional.

Por su parte, Morquillas dice que en el monográfico realizado señala "que el efecto de la pandemia sobre el mercado de trabajo se ve muy condicionado por el gran numero de actividades que requieren proximidad física". Sin embargo, la capital burgalesa tiene "una ventaja comparativa" ya que "el peso de la pandemia está recayendo en el sector servicios y ésta pesa menos que en la media regional y con especial importancia en la media nacional".

Morquillas señala que las brechas de afiliación media han sido especialmente notables en los meses de abril, mayo y junio. En el caso de Burgos, "la magnitud de la brecha se ha ido reduciendo progresivamente hasta alcanzar su mínimo en octubre, fecha en la que se recupera prácticamente el nivel".

Finaliza diciendo que la consideración de los trabajadores en ERTE como ocupados "distorsiona la relación tradicional entre la actividad y el empleo". Pone como ejemplo que, durante el primer trimestre de 2020, el PIB español se contrajo un 5'2% y el empleo en un 1'4%. Durante el segundo trimestre este primero se contrajo de una "manera brutal" en un 17'8% pero la ocupación lo hizo a un ritmo menor (sobre un 5%), momento en el que entramos en recesión.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad