EDUCACIÓN

La nueva guardería de Río Vena será el primer edificio municipal con consumo casi nulo

guarderia-rio-vena-proyecto
Arquietectos responsables del proyecto de la nueva Escuela Infantil de Río Vena

Tendrá una capacidad para 102 plazas para niños y niñas de 0 a 3 años, mientras que el plazo de demolición del antiguo edificio será de cuatro meses y el de construcción de la nueva ascenderá a 15 meses, con lo que se calcula que no estará operativa hasta el curso 2021-2022.

burgosnoticias.com  | 10/10/2019 - 12:44h.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado los pliegos del proyecto de demolición y construcción que regirá la licitación para contratar el derribo y construcción de la nueva Escuela Infantil Río Vena, que contará con una inversión plurianual de 2,3 millones de euros durante los años 2019, 2020 y 2021, fruto de los acuerdos alcanzados por PP y PSOE en la pasada legislatura, según ha anunciado la concejala de Servicios Sociales, Sonia Rodríguez.

 

En este sentido, ha indicado que esta nueva dotación educativa era una servicio muy demandado por los vecinos de la zona ya que llevaba cerrada 10 años.

Tendrá una capacidad para 102 plazas para niños y niñas de 0 a 3 años, mientras que el plazo de demolición del antiguo edificio será de cuatro meses y el de construcción de la nueva ascenderá a 15 meses, con lo que se calcula que no estará operativa hasta el curso 2021-2022.

Una de las principales características de esta nueva escuela Infantil, cuyo proyecto ha sido realizado por el estudio A2G Arquitectos, es que será el primer edificio municipal con consumo casi nulo atendiendo a los criterios de eficiencia energética que marca la Unión Europea, según ha explicado uno de los arquitectos del proyecto, Luis García Camarero. La reducción del consumo se estima en torno al 70-90% con respecto a un edificio normal.

El proyecto contará con un aislamiento óptimo atendiendo al clima de Burgos, tendrá ausencia de puentes térmicos, ventanas y puertas de alta calidad con sombreamiento exterior, una capa hermética para evitar pérdidas de calor y condensación, y un sistema de ventilación para garantizar en todo momento la calidad del aire.

El edificio será certificable y cumplirá con todos los requisitos del estándar Passivhaus, la referencia mundial de los edificios de consumo casi nulo.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad