SALUD

La dieta, el tema que más falsas creencias genera en los pacientes con Síndrome del Intestino Irritable

imagen
Cinco falsos mitos sobre las dietas. | Adriano Gadini

El 20% de los pacientes con SII creen que tienen alergia a ciertos alimentos.

COM Salud | 09/11/2019 - 10:02h.

La dieta es uno de los temas que más interés y más falsas creencias genera entre los pacientes con Síndrome del Intestino Irritable (SII), lo que puede comprometer su salud nutricional al excluir ciertos alimentos de forma radical y a largo plazo, según advierten los expertos del Grupo Español de Motilidad Digestiva (GEMD).

Por ello, y con motivo del Día Nacional del Síndrome del Intestino Irritable, el GEMD, junto con la iniciativa #SaludSinBulos y en colaboración con Laboratorios Norgine, ha preparado un listado para desmontar los principales mitos con el hashtag #ViviendoConSII,  acerca de la alimentación.

Entre el 16 y el 25% de las consultas de Aparato Digestivo están relacionadas con el SII, que afecta a un entre el 6 y el 8% de la población, sobre todo mujeres de entre 20 y 40 años. Se trata de un trastorno funcional crónico del tubo digestivo cuyos principales síntomas incluyen dolor abdominal, hinchazón y alteraciones del tránsito intestinal, en forma de estreñimiento o diarreas, según el caso.

"Es por eso que la dieta y los hábitos alimenticios de estos pacientes tienen un papel muy importante en su tratamiento, por lo que es fundamental que reciban un asesoramiento profesional integral e individualizado acerca de la conveniencia de restringir o no ciertos alimentos en su vida diaria", sostiene la doctora Anna Accarino, presidenta del GEMD. Así, "solo habrá dietas de exclusión cuando lo indique un especialista, quien se ocupará de la supervisión de la misma y marcará además su duración aconsejada y el momento preciso de la reintroducción de los alimentos restringidos", comenta.

Por tanto, ante la sospecha de que un alimento en concreto es la causa de los síntomas de la enfermedad, los expertos recomiendan informar al médico para que investigue si puede existir alguna intolerancia. "En este sentido puede resultar útil un diario en el que ir anotando lo que comen y si tienen o no sintomatología", sugiere.

En determinados casos se indica una dieta pobre en FODMAP que limita el consumo de alimentos ricos en fructosa, lactosa, oligosacáridos como fructosa y galactosa, y azúcares alcohólicos. "Este tipo de dieta  si bien puede reducir las molestias digestivas  de forma importante puede generar déficits nutricionales y modificaciones de la microbiota intestinal si se mantienen a largo plazo", señala la doctora Accarino.

Por otro lado,  "hay datos bien demostrados de que una dieta equilibrada, variada,  en cantidades moderadas, evitando el exceso de proteínas, grasas, alimentos procesados, y sin tabaco y alcohol, puede ser igualmente eficaz que una dieta más restrictiva como la dieta pobre en FODMAP", explica la doctora Accarino.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad