SALUD

Cómo reforzar el sistema inmunitario ante resfriados y gripes

imagen
Open Comunicacion | 08/12/2019 - 10:00h.

El sistema inmunitario de cada persona es tan diferente como lo es su aspecto. Unos no enferman jamás mientras que otros se pasan la vida con el pañuelo pegado a la nariz. Conforme se cumplen años, el sistema inmunitario se refuerza, por eso los adultos enferman menos que los niños, para quienes todos los virus resultan una novedad. Un sistema inmunitario veterano ha aprendido a reconocer a muchos de los invasores y a combatirlos, pero solo hasta cierto punto, porque también envejece y paulatinamente responderá peor a las agresiones. Estamos en plena época de resfriados y gripes por ello, conviene prepararnos para tratar de reforzar nuestro sistema inmunitario para que funcione manteniendo un equilibrio general saludable y seguir una serie de consejos:

  • Hacer ejercicio cada día

No conformarse con dar un paseo, sino llevar una verdadera vida activa, practicando deporte a diario. Es una verdad probada que el ejercicio es la base de una vida saludable porque mejora el sistema cardiovascular, reduce la tensión arterial y ayuda a mantener el peso adecuado, es decir, contribuye a la buena salud y, por tanto, a que el sistema inmunitario funcione mejor.

  • No fumar

Y evitar también el tabaquismo pasivo. El humo del tabaco y recientemente se está probando que también el vapor perfumado de los cigarrillos electrónicos son causa de numerosos problemas de salud, incluidos los resfriados.

  • Dormir las horas necesarias

Procurarse una buena calidad de sueño y durante el tiempo requerido cada día es un factor de salud. Una pequeña siesta también es recomendable.

  • Llevar una dieta saludable

Mantenerse en el peso óptimo mediante una dieta equilibrada, con abundancia de frutas y verduras, ricas en vitaminas, sí contribuye al normal funcionamiento de sistema inmunitario.

  • Beber muchos líquidos

Esto también ayuda a que el sistema inmunitario funcione correctamente, pero no cualquier líquido, sino básicamente agua, infusiones y caldos no grasos.

  • Los antibióticos, solo con prescripción médica

Los antibióticos no combaten los virus, que son los que causan gripes y catarros. Son útiles contra las infecciones bacterianas, pero están dando lugar a un creciente problema de resistencia, así que jamás deben tomarse si no los receta el médico.

  • No tomar alcohol o hacerlo solo con moderación

El mito de que el vino es cardiosaludable no está demostrado, sin embargo, los efectos adversos del alcohol en la salud y, por tanto, en el sistema inmunitario, sí.

  • Vacunarse contra la gripe y la neumonía

La vacuna previene entre el 70 y el 90 por ciento de las gripes y, aunque este porcentaje baja en las personas mayores, es importante vacunarse porque las infecciones respiratorias, la gripe y la neumonía son una de las principales causas de muerte en mayores de 65 años.

  • Tomar vitamina C

Aunque existen multitud de estudios que prueban y desmienten si la vitamina C previene el resfriado lo que sí parece demostrado es esta vitamina tienen un efecto moderado en el alivio de los síntomas del resfriado común. Por lo que, viendo que tampoco perjudica, que no es cara y que se vende sin receta, el que quiera puede tomársela.

  • Abrigarse

A pesar de que las gripes y los resfriados se producen por virus, no por frío, por más que nuestras madres siempre hayan dicho lo contrario. Lo que sí está claro es que cuando la temperatura corporal baja, nuestras defensas se debilitan y es más fácil ponerse malo, por lo que ir abrigado nunca está de más.

  • Recurrir a hierbas y suplementos

Existen multitud de píldoras, sobres, ampollas y preparados de hierbas... que afirman reforzar la inmunidad. Aunque los científicos no saben si lo que parece elevar los niveles de anticuerpos en la sangre consigue mejorar la inmunidad general, tampoco está de más hacer uso de algunos de estos complementos, eso sí, cuanto más naturales mejor.

  • Rebajar el estrés

Muchas enfermedades están relacionadas con los efectos del estrés emocional continuado por lo que no está de más tratar de bajar nuestro nivel de estrés diario.

  • Intensificar las medidas de higiene

Lo mejor para no tener gripes ni resfriados es evitar el contagio, su transmisión se produce por el aire, y en menor medida por contacto directo con personas afectadas. Los virus pueden vivir hasta 24 horas en superficies metálicas o plásticas. Una de las principales vías de contagio son los picaportes de las puertas, los pasamanos, los carritos, los agarradores del metro y del autobús, los botones del ascensor...

Por ello recomiendan lavarse las manos muy a menudo y siempre al llegar a casa. Además, hay que llevar en el bolso desinfectantes líquidos (con un 60 % de alcohol) para utilizar cada vez que sea necesario. En el hogar, es importante mantener limpios los interruptores de la luz, los agarradores de las puertas, los brazos de los sillones, el teclado del ordenador, el ratón, el móvil... porque también pueden contagiar enfermedades.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad