CARRETERAS

Más de 500 personas forman el dispositivo especial de vialidad invernal para las carreteras del Estado en la provincia

nieve-burgos--quitanieves-fresa-carretera-n623

La Administración General del Estado movilizará 89 máquinas quitanieves para garantizar la circulación en los más de 900 kilómetros de la red de carreteras estatales en territorio burgalés

burgosnoticias.com  | 16/11/2022 - 16:51h.

La Comisión que coordina la campaña de vialidad invernal en la Red de Carreteras del Estado en la provincia de Burgos se ha reunido esta mañana en las instalaciones del subsector de Tráfico de la Guardia Civil. Presidida por el subdelegado del Gobierno, Pedro de la Fuente, al encuentro han acudido responsables de la Demarcación de Carreteras del Estado en Castilla y León Oriental, así como de la Jefatura de Tráfico, Comandancia de la Guardia Civil, Comisaria Provincial del Cuerpo Nacional de Policía y Unidad de Protección Civil.

En esta reunión se ha analizado el protocolo para la 'Coordinación de las actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado ante nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas que puedan afectar a la Red de Carreteras del Estado en la provincia de Burgos', que supera los 900 kilómetros.

Así, se han repasado los efectivos materiales de los que se dispone, tales como 89 máquinas quitanieves, 21 depósitos y 19 silos de fundentes con capacidad para 20.380 toneladas de sal sólida. Además, hay 17 depósitos de salmuera para almacenar 976.000 litros de esta disolución de sal y agua, que previene la formación de placas de hielo. A estas se suman 13 plantas para la fabricación de salmuera.

Asimismo, para facilitar y hacer más operativo el establecimiento de las restricciones a la circulación y evitar situaciones de embolsamiento, la provincia de Burgos cuenta con 119 lugares para estacionamiento de vehículos. En total, más de 500 personas conformarán un dispositivo especial para combatir las situaciones de riesgo en la carretera garantizando su circulación desde este mes de noviembre y hasta el 30 de abril de 2023 con motivo de la temporada de invierno.

De la Fuente subraya que "este dispositivo es especialmente importante tanto por la climatología como por la orografía de la provincia en lo que se refiere a la limpieza de las carreteras de la Red General del Estado y a los tratamientos preventivos para evitar la formación de placas de hielo".

Igualmente, el subdelegado ha solicitado "a la ciudadanía que durante estos meses tengan en cuenta el estado de las carreteras y de la meteorología adversa a la hora de iniciar un viaje. Es fundamental informarse y evitar conducir si puede haber riesgo".

El protocolo de vialidad invernal recoge los procedimientos operativos para el desarrollo de la campaña. De esta manera, se establecen las medidas preventivas, las circunstancias en las que se activarían las fases de protocolo (alerta, preemergencia y emergencia) y la consiguiente movilización de los efectivos, así como la canalización de la información a la ciudadanía tanto de las previsiones del tiempo, como del estado de las carreteras.

Se trata de garantizar la seguridad y el movimiento de personas y mercancías en situaciones meteorológicas adversas. Para ello, se intenta primero prevenir la formación de placas sobre las calzadas cuando se esperen nevadas. Después, en caso de que estas se produzcan, retirar con celeridad y eficacia la nieve para minimizar las perturbaciones al tránsito de vehículos. Y del mismo modo, informar a los usuarios de carreteras de cualquier incidencia con antelación suficiente.

Existen situaciones en las que, por la intensidad de las nevadas o de otras condiciones meteorológicas extremas, es obligado recomendar a la ciudadanía a que no utilicen determinadas vías y también exigir el uso de cadenas o incluso a prohibir transitar por determinados tramos. Cuando se producen estas circunstancias es imprescindible la comprensión y la colaboración de la ciudadanía. Por eso es importante permanecer atentos a las informaciones oficiales y seguir las indicaciones que se den por parte de Protección Civil, de la Aemet y de la DGT.

FASES DE ALERTA, PREEMERGENCIA Y EMERGENCIA

De acuerdo con el Protocolo de la Delegación del Gobierno en Castilla y León para la 'Coordinación de actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado ante nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas que puedan afectar a la Red de Carreteras del Estado en Castilla y León', se podrá declarar fase de alerta, preemergencia o emergencia según las condiciones meteorológicas y el estado de la vía. Cada fase tiene una intensidad de respuesta, de actuación por parte del Gobierno de España.

  • La fase de alerta se declarará cuando la AEMET emita boletines de aviso por nevadas con niveles rojo o naranja, o amarilla por nevadas en aquellas áreas correspondientes a las capitales de provincia o municipios de más de 20.000 habitantes, así como cuando lo aconseje la valoración de las circunstancias específicas que concurran (lugar, horario, día de la semana, etc.). El solo hecho de activar esta fase significa que las unidades de Carreteras movilizan a sus medios en la zona en la que se activa. En concreto, las esparcidoras de sal y fundentes, y las máquinas quitanieves. Significa también que la Guardia Civil despliega a sus efectivos de Tráfico, así como la preparación del equipamiento del Centro Gestión Tráfico (CGT) en los puntos de desvío a zonas de embolsamiento. Supone también que se realizan las previsiones necesarias por si hubiera que reunir al Comité Ejecutivo.
  • La fase de preemergencia se declarará cuando la intensidad de la nevada haga prever dificultades para la circulación o la nieve caída en la calzada, el hielo o cualquier otra circunstancia, dificulte efectivamente la circulación en algún tramo de la Red de Carreteras del Estado. Implica, entre otras medidas, la puesta en funcionamiento permanente del Centro de Coordinación Operativa de la Delegación del Gobierno y el de las Subdelegaciones de Gobierno implicadas, estableciendo los Puestos de Mando Avanzados asociados a los tramos de la Red de Carreteras del Estado que por su situación lo requieran, con previsión de apoyo por las Fuerzas de la Comandancia de la Guardia Civil.

Además, puede suponer el establecimiento y cese, en su caso, de restricciones a las condiciones normales de circulación, como la circulación con cadenas, o prohibido circular o restricción para vehículos pesados.

Si la situación lo requiere, se podrá incrementar el despliegue de efectos de la Guardia Civil para intensificar los puntos de control y las medidas restrictivas a la circulación, y movilizar grúas para retirar vehículos inmovilizados que dificulten las actuaciones. En caso de necesidad, se podría solicitar la intervención de la UME.

  • Cuando resulte necesario prestar atención a personas que han quedado bloqueadas o retenidas y no pueden seguir su viaje por medios propios, se declarará la fase de emergencia. En tales casos, "debemos destacar la firma entre la Delegación del Gobierno en Castilla y León y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente  de la Junta de Castilla y León del 'Protocolo de gestión de la atención a personas bloqueadas o retenidas en carreteras de Castilla y León ante una situación declarada de emergencia por fenómenos meteorológicos adversos', que supone un sistema ágil, sencillo y coordinado para poder asistir a las personas que estén bloqueadas o retenidas en situaciones de emergencia".

Por otra parte, los niveles de riesgo que establece la DGT son los siguientes:

  • Nivel Verde. Comienza a nevar. Se pide prudencia y estar atento al parte meteorológico.
  • Nivel Amarillo. Hay nieve en la calzada. Poco cubierto. Se pide circular con precaución y se prohíbe el tránsito a camiones y articulados.
  • Nivel Rojo. La calzada está completamente cubierta de nieve. Sólo pueden circular turismos con cadenas o neumáticos especiales. Se prohíbe circular a camiones, articulados y autobuses.
  • Nivel Negro. La carretera se encuentra intransitable (mucho espesor) y se prohíbe la circulación. Cerrada al tráfico.

RECOMENDACIONES

Antes de ponerse en carretera, se recomienda informarse sobre el estado de las carreteras y la previsión meteorológica. Si es imprescindible viajar, revise su vehículo antes de ponerse al volante, el estado de sus neumáticos, si lleva anticongelante y los frenos. Asegúrese de que lleva cadenas y el depósito lleno, así como el teléfono móvil cargado.

Atienda las indicaciones de Tráfico y, ya en circulación, conduzca concentrado en la vía, sin distracciones e intentando anticiparse a las reacciones del coche en un entorno adverso. Tenga especial cuidado en las salidas de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido, y preste atención a la posible presencia de obstáculos o placas de hielo en la vía.

En el caso de quedar retenido por la nieve, deje el vehículo estacionado en los arcenes, dejando expedita la parte central de la calzada para facilitar el paso de vehículos de emergencia y quitanieves. Trate de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, espere la asistencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

--- patrocinados ---
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad