PUEBLOS MÁS BONITOS CYL

Covarrubias, una villa medieval por excelencia

Casa de Doña Sancha
Casa de Doña Sancha

Estas tierras burgalesas fueron habitadas por el hombre desde el Paleolítico. De la Edad del Bronce quedan restos de un hacha plana, así como otros de tribus celtibéricas, los Turmódigos, con los restos de un poblado protegido por una incipiente muralla de piedras apiladas.

burgosnoticias.com  | 29/03/2019 - 00:00h.

Una vez romanizada, se estableció un castro defensivo y en el llano una pequeña población de la que se han encontrado restos de cerámica, monedas, una ara votiva dedicada al dios Júpiter de Redonda.

Se mantiene la creencia de que durante la época visigoda es la primitiva iglesia de San Cosme y san Damián. Mandada levantar por Chindasvinto en el siglo VII. Este rey también mandó el levantamiento de la muralla que rodeaba a la población, aunque esta quedaría arrasada unos años más tarde, hacia el año 737.

Fue en el siglo X, cuando Covarrubias rehace su vida, y se afincan en este término los sucesores del conde de Lara. Aquí poseían una casa-palacio, legada años más tarde al monasterio de San Pedro de Arlanza por Fernán González. Una hermana del conde llamada Urraca ingresa en el monasterio de San Cosme y San Damián restaurado ya por esas fechas, momento en el que se levanta el nuevo torreón sobre el antiguo.

En el año 972 los abades Velasco y Martín con los demás monjes de Valeránica ceden la iglesia y la villa de Covarrubias al conde Garcia Fernández a cambio de las aldeas cercanas de San Román, Licinio y Cornelianos. Las pretensiones del conde Garcia Fernández al fundar el Infantado de Covarrubias van más allá de una simple donación (año 978). El monasterio de San Cosme y San Damián será en adelante uno de los centros más importantes en el orden religioso, cultural y económico del condado. Por lo que la infanta Urraca recibe un señorío extenso y bien dotado sobre el que ejercerá el dominio directo con plena autoridad jurisdiccional, civil y eclesiástica, ejerciendo justicia por medio de jueces y administrando las cuantiosos rentas y beneficios sayones y merinos por ella nombrados.

Pero fueron los siglos XV y XVI los siglos de plenitud para esta localidad. La prosperidad de la abadía y de la villa así como la situación de privilegio con la que contaban, hace que aparezca una clase acomodada de clérigos e hidalgos que dejarán su impronta en la vida pública de España.

Durante el siglo XV se reedifica la iglesia de Santo Tomás y la nueva Colegiata, mostrando así toda la riqueza del gótico burgalés. En el siglo XVI se añade el claustro sustituyendo al románico anterior. A mediados de ese siglo se restaura el palacio Fernán González y unos años más tarde  comienza la construcción del Archivo del Adelantamiento de Castilla, creado por orden de Felipe II.

Durante los últimos años del siglo XVI, Covarrubias vio reducida su población por una epidemia que asoló a toda España. Así en 1590, Francisco Valles manda demoler sus murallas para una mejor ventilación de la villa. Son años de decadencia, y en los siglos siguientes, XVII, XVIII y XIX apenas hay hechos significativos. En el siglo pasado un gran incendio amenaza con la destrucción de la Colegiata, pudiéndose salvar todo el tesoro gracias a la rápida actuación de los vecinos.

Covarrubias es cuna de personajes importantes, destacando que aquí nació en 1524 el Dr. Divino Valles, médico personal de Felipe II.

Que visitar

Excolegiata de Covarrubias
Excolegiata de Covarrubias. Foto:
Excolegiata de Covarrubias: El actual templo del siglo XV posee tres naves y cuatro capillas, un bello claustro del siglo XVI, un órgano del siglo XVII -el más antiguo de Castilla que sigue sonando- y magníficos altares barrocos del XVIII. Su museo acoge capiteles románicos, tablas de Berruguete y Van Eyck, y el extraordinario Tríptico de la Adoración de los Reyes Magos (siglo XV) atribuido a un discípulo de Gil de Siloé.

Torreón de Fernán González: Fechado en el siglo X, está considerada como obra mozárabe y la envuelve la trágica leyenda de la muerte de la Infanta Urraca, motivo por el que también se le conoce con el nombre de Torreón de doña Urraca. En su momento constituyo un elemento defensivo de la villa. De base rectangular, y torre piramidal truncada, con gruesos muros sustentados por recios bloques provenientes reconstrucciones anteriores. La puerta se abre en alto, hacia la mitad de la torre y forma un arco de herradura de dovelas desiguales. Consta de cuatro plantas de distintas alturas. Si recorremos todo él, nos encontramos con una cubierta de tela roja, que no corresponde a su estructura original de almenas. Cuenta que la Infanta Doña Urraca fue encerrada aquí por su padre, como castigo por sus amoríos con un pastor.

Murallas siglo X-XIII: La muralla debió tener tres puertas, la correspondiente a la entrada por el puente perduró hasta 1888, y está representada en el escudo de la Villa. Se conservan aún algunos restos del antiguo recinto amurallado situado junto al río.

Archivo del Adelantamiento: Construido en 1575, en honor al Doctor Valles, médico de Felipe II. Es de estilo herreriano con decoración renacentista. Fue archivo de documentación, pero en el  XVIII perdió su función, ya que todo su contenido fue trasladado al archivo de Simancas. Hoy acoge la oficina de Información y Turismo, la Biblioteca municipal y una sala de Exposiciones.

Crucero: Uno de los dos bellos cruceros del siglo XVI que encontramos en la villa: el primero situado frente al Archivo del Adelantamiento de Castilla y el otro, frente al Torreón de Fernán González.

Rollo jurisdiccional: En el barrio del Arrabal se puede ver su rollo jurisdiccional. Data del siglo XVI. Los rollos de justicia o jurisdiccionales son una muestra de que la localidad tenía jurisdicción propia, siendo el lugar público donde se ejercía la justicia.

Homenaje a la Princesa Kristina de Noruega, que llegó a España para contraer matrimonio con el infante don Felipe (hermano de Alfonso X el Sabio), debido a las alianzas castellanas y noruegas dentro del Sacro Imperio Romano Germánico. Tras el matrimonio en la Colegiata de Valladolid en 1258, la pareja se estableció en Sevilla, donde ya residía el infante. El clima de esta ciudad, tan diferente al de su país, hizo enfermar a la princesa, que murió en 1262 sin dejar descendencia. En el interior de la Colegiata se puede ver el sarcófago donde descansan sus restos.

Torreón de Fernan González
Torreón de Fernan González. Foto: Covarrubias
Palacio de Fernán González: Dice la tradición que este palacio fue habitado por gran conde castellano. Hoy acoge el Ayuntamiento de la Villa y una sala de exposiciones habilitada en la bodega. De aquella época queda un arco románico del siglo XII.

Iglesia de Santo Tomás: Construida en el siglo XII, aunque apenas conserva nada de la original. La que hoy vemos es del XV. Cuenta con 6 retablos, una vidriera renacentista que representa la Natividad, una hermosa pila bautismal románica,  y la escalera plateresca, joya de la iglesia. Se conserva el órgano del siglo XVIII, con unos clarines de gran sonoridad.

Casa de Doña Sancha: Es el máximo exponente de la arquitectura tradicional de la villa. Data del siglo XV. Tiene la fachada de adobe y el clásico entramado de madera. El amplio soportal y su balconada son increíbles aprovechamientos climáticos, el uno para proteger del sol y la otra para disfrutar de él.

Casa del Obispo Peña: Pedro Peña, natural de Covarrubias, fue arzobispo en América. Su Casa-Palacio conserva el escudo de este ilustre personaje del XVI. Unos singulares canes tallados en la madera recorren la fachada principal.

Casa del Antiguo Boticario: Restaurada fielmente en 1991 (y premiada por ello), posee las características típicas de la arquitectura propia de Covarrubias. Mantuvo su uso como botica hasta 1975. Actualmente es  propiedad privada.

Ermita de San Olav: A 3 km del casco histórico de Covarrubias. Esta ermita se levantó en el presente siglo, estando ubicada en el Valle de los Lobos. La ermita, única en un marco natural incomparable, cuenta la historia de dos vidas extraordinarias que tuvieron un trágico destino (Olav Haraldson y la princesa Kristina de Noruega).

Princesa Kristina de Noruega
Princesa Kristina de Noruega. Foto: Covarrubias
En Covarrubias se puede disfrutar de diferentes fiestas: la de la matanza, el domingo siguiente a San Antón (17 enero); la procesión viviente del Viernes Santo; San Isidro (15 de mayo); San Juan (23  junio); la Fiesta de la Cereza (segundo fin de semana de julio); Romería de San Olav (29 julio); Romería de Mamblas (8 septiembre); Romería de la Virgen de Redonda (domingo siguiente al 8 de septiembre); Fiestas Patronales de San Cosme y San Damián (26-27 septiembre).

En cuanto a rutas, desde Covarrubias hay varios senderos para visitar alguno de los sitios cercanos como son  la Ermita de Redonda o Puentedura. También transcurre por estos lares la Ruta del Vino Arlanza, el Camino del Cid o el Camino de San Olav. Este último, es una ruta de unos 65km que une la ciudad de Burgos y la capilla de San Olav pasando por Tierras de Lara. También se puede visitar por hallarse muy cerca, el Desfiladero de Ura, la Yecla y los Sabinares del Arlanza.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad