sucesos

La Guardia Civil auxilia a un conductor de un vehículo de movilidad reducida

coche-guardia-civil

El hombre, con discapacidad física y aparentemente ebrio, se incorporaba a la N-I en sentido contrario. Una Patrulla del SEPRONA se vio obligada a sujetarle y retirarle en marcha las llaves para inmovilizarlo

burgosnoticias.com  | 11/01/2019 - 13:41h.

Días atrás, una Patrulla del SEPRONA de la Guardia Civil auxiliaba a un hombre de 69 años de edad, que circulaba en un vehículo a motor eléctrico de movilidad reducida, y que en sentido contrario pretendía incorporarse a la circulación.

Los hechos ocurrieron de noche en la comarca burgalesa de La Ribera; eran las 18:45 horas cuando la Patrulla, que circulaba por la carretera N-I sentido sur, observó inicialmente la presencia de una "sombra", para seguidamente comprobar que se trataba de un vehículo de movilidad reducida que marchaba por un ramal de salida de esta vía y que en sentido contrario pretendía acceder a la carretera nacional.

Rápidamente descendieron del vehículo, parando la circulación en ambos sentidos de la vía principal a la vez que indicaban al conductor del vehículo eléctrico que detuviese su marcha, ya que había logrado acceder a vía principal poniendo en grave riesgo no solo la seguridad vial, sino su propia vida.

Éste, haciendo caso omiso a las indicaciones de los guardias civiles continuó su marcha, por lo que los agentes se vieron obligados a "sujetar" el vehículo para evitar que avanzara a la vez que tras varios intentos conseguían retirar las llaves del contacto y desconectar el motor.

Entrevistados con la persona, interesándose por su acción y comportamiento, comprobaron que padecía cierta discapacidad motora y que había ingerido alcohol, por lo que probablemente se encontrara bajo la influencia de este tipo de bebidas.

Solicitada asistencia médica para su valoración fue trasladado en ambulancia a un centro hospitalario de la comarca y posteriormente a la capital para un reconocimiento más profundo.

La decisiva y determinante actuación de los guardias civiles pudo evitar un casi seguro y grave accidente de circulación, de fatales consecuencias no solo para el discapacitado, posiblemente salvándole la vida, sino para el resto de usuarios de la vía, que sorprendidos por su presencia realizaran una súbita y sorpresiva maniobra evasiva, haciéndoles perder el control para salirse de la calzada o volcar.

Este tipo de vehículos tienen autorizada la circulación por determinadas carreteras, cumpliendo las normas generales de circulación y otras específicamente diseñadas para sus condiciones y especiales características.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad