estudio

El 37% de los españoles prefiere pasar calor a usar el aire acondicionado en verano para ahorrar

Uno de cada cuatro españoles trata de pasar menos horas en casa durante la época estival para ahorrar en aire acondicionado. El abuso y mal uso del aire acondicionado puede llegar al extremo contrario: el 14,3% afirma pasar frío en verano por culpa de estos aparatos

Rastreator.com | 10/08/2017 - 18:25h.

Sin duda alguna estamos viviendo un verano de fuertes contrastes, con semanas donde el termómetro no nos da un respiro y rachas donde la chaquetilla para nada se echa en falta. Pero si algo se está dejando notar son las altas temperaturas, a las que en España quizás no estemos tan acostumbrados, y que han batido todos los récords por la geografía nacional.

Son diversos los métodos para combatir el calor, pero, sin duda, el más común de ello es el uso de aparatos climatizadores para mantener las casas y apartamentos a una temperatura adecuada. Sin embargo, este privilegio afecta de forma directa a la factura energética de los españoles y no es un gasto que todos pueden asumir.

Precisamente, según el IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente, realizado por Rastreator.com, uno de cada cuatro españoles (25,7%) intenta pasar menos horas en casa en verano, para ahorrar en aire acondicionado, y hasta el 36,9% afirma que pasa calor durante la época estival para evitar su uso.

Además, el comparador, indica que cuando se trata de ahorrar en el uso de los aparatos de refrigeración eléctricos, el estudio muestra que son precisamente los jóvenes de entre 18 y 34 años los que tratan de pasar más tiempo fuera de casa, en lugares que les proporcionen confort térmico, como afirma un 34%, y el 43,8% ahorra en su factura energética pasando calor en lugar de utilizar el aire acondicionado.

Aquí os dejamos cinco sencillas claves para que el calor no afecte a vuestros bolsillos:

  1. Controlar la temperatura: el uso del aire acondicionado a baja temperatura de manera prolongada puede hacer que el importe de la factura eléctrica se dispare. Para evitar disgustos por este motivo, es recomendable mantener la temperatura interior estable y entre los 21 y 26 grados, que es la conocida como zona de confort higrotérmico, donde no se suele sentir ninguna incomodidad térmica.
  2. Cerrar las ventanas: mantener la casa aislada, sobre todo durante las horas centrales del día en las que el calor es mayor, es fundamental para reducir la temperatura interna y evitar abusar del aire acondicionado. Las ventanas, contraventanas, persianas o cortinas pueden impedir que el sol entre en y mantener una temperatura fresca.
  3. Ventilar en las horas más frescas del día: para reducir el gasto energético y utilizar menos el aire acondicionado, conviene recurrir a la ventilación natural siempre que sea posible. Para ello, las mejores horas son las más frescas del día, es decir, por la noche y a primera hora de la mañana, cuando la temperatura es más baja y la humedad del ambiente algo más elevada.
  4. Buscar métodos alternativos para refrescarse: zumos, agua y otras bebidas frías pueden ayudar a mantener la temperatura corporal más baja sin necesidad de gastar en energía y de una manera más natural que con los climatizadores.
  5. Elegir la tarifa eléctrica adecuada: si la factura eléctrica es más elevada de lo esperado, es muy probable que lo consumido haya sido excesivo o que la tarifa energética contratada no se adecúe a las necesidades del consumidor.
publicidad