MEDIO AMBIENTE

El PCAS-TC califica de atentado ecológico las talas de El Parral

tala-parral-arbol
burgosnoticias.com  | 30/11/2020 - 19:40h.

La Agrupación Provincial en Burgos del PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) rechaza la decisión del Ayuntamiento de Burgos que preside Daniel de la Rosa de proceder a la tala de un total de 110 árboles maduros en el Parque urbano de El Parral, que se suma a la eliminación de decenas de ejemplares realizada en el último periodo del gobierno de Javier Lacalle, por constituir a juicio de los castellanistas una intervención de altísimo impacto ambiental que generará un daño ecológico de primera magnitud en un ecosistema valiosísimo que además constituye uno de los principales pulmones verdes de la ciudad, y que una de las zonas preferidas por los burgaleses para su esparcimiento.

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) rechaza el denominado "Plan de Gestión del Arbolado del Parque de El Parral", que se limita a planificar la eliminación de 110 ejemplares de árboles maduros de gran porte, que prestan notables servicios ecológicos, 60 de los cuales ya están siendo arrasados, con un importante impacto ecológico además por el empleo de maquinaria pesada en su corte, troceo, acarreo y transporte. Los comuneros burgaleses muestran su sorpresa por la incapacidad del bipartito PSOE-Ciudadanos para diseñar propuestas mucho menos agresivas que permitan compatibilizar la eliminación de los árboles más dañados, con la preservación general de un espacio ecológico único.

Expertos forestales consultados por la formación castellanista han puesto en evidencia que "la totalidad de los árboles cortados, como evidencian los tocones, se encontraban completamente sanos, no corrían riesgo alguno de caída ya que la altura de su tronco principal no superaba los ocho metros, y su carácter era de notable robustez; lo único que necesitaban eran podas periódicas de las ramas de mayor tamaño". Igualmente han manifestado que "el daño producido sobre el suelo es de enorme impacto, con compactaciones y degradaciones edáficas graves, así como sobre las aves, que en un importante número anidaban en las copas de los ejemplares".

Para el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) son sorprendentes e ingenuas las declaraciones de concejal socialista Josué Temiño, en el sentido de que "En los diez años del plan director se plantarán 120 árboles, así que al finalizar el proyecto habrá más árboles de los que se han talado, sanos y más adecuados al tipo de parque urbano de El Parral", ya que es absurdo comparar el valor ecológico y los servicios naturales, ambientales y sociales que prestan los enormes árboles maduros talados, con los pequeños plantones que se colocarán, que ni en cincuenta años suplirán mínimamente el papel ecológico de los ejemplares maduros eliminados. En términos de Gases de Efecto Invernadero, cada uno de los ejemplares maduros talados, fijaba en su tronco, ramas y raíces una media de 18 toneladas de dióxido de carbono, con lo cual cuando finalice el "plan" del equipo de De la Rosa, se habrán emitido a la atmósfera más de dos millones de kilogramos de CO2 más.

El equipo de gobierno socialista de Burgos asume, para los castellanistas, la política practicada por sus predecesores del Partido Popular, que ya eliminaron miles de árboles maduros en Fuentes Blancas, careciendo de una política ambiental, educativa y social para los grandes parques urbanos de la ciudad, y sin entender la necesidad del tratamiento individualizado de árboles enfermos o con riesgo, con intervenciones selectivas y de bajo impacto.

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) recuerda así mismo que el Parque de El Parral, es un espacio emblemático de la naturaleza burgalesa, con protección ambiental por parte del Plan General de Ordenación Urbana, que contiene numerosos ejemplares protegidos, y que quedará irremediablemente dañado por las intervenciones realizadas y proyectadas, afectando a las aves, pequeños mamíferos, poblaciones de insectos, etc... así como dañando la fisonomía paisajística de un espacio clave del mapa verde de la ciudad. Las talas del Ayuntamiento de Burgos tendrán además un impacto muy negativo sobre el Cambio Climático, ya que favorecerán las emisiones de gases de efecto invernadero, incrementando la «huella de carbono» de la ciudad de Burgos. Es preciso recordar que se van a retirar muchos metros cúbicos de madera, y que gran parte del carbono retenido en el suelo y la masa herbácea y arbustiva, también se emitirá a la atmósfera en forma de dióxido de carbono.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad