EDUCACIÓN

Varias familias se unen para pedir que la presencialidad en las aulas sea voluntaria

clase-educacion-aula-maestra-profeso
foto: telemundo
Eva Fernández | Salamanca24horas | 03/08/2020 - 19:20h.

La posible elección de una educación no presencial no había siquiera sido tema de debate hasta la llegada del coronavirus. En cambio, durante el Estado de Alarma, numerosos escolares se han visto obligados a finalizar el curso a través de Internet, por lo que muchas familias, profesores e incluso alumnos se plantean seguir con esta modalidad de cara al siguiente curso.

Varias familias procedentes de toda España, algunas de ellas salamantinas, se han unido para presentar una propuesta de flexibilidad educativa que permita escoger entre la escuela presencial o a distancia ante la Conferencia Sectorial de Educación. Además, ya han tenido varias reuniones con diputados por el PP y el PSOE de la Junta de Castilla y León para tratar el asunto.

La propuesta fue presentada debido al "estupor" que en estas familias provoca la importancia que la presencialidad está teniendo en esta vuelta a las aulas "a contrarreloj", "poniendo incluso este principio por encima de la propia seguridad y del impacto psicológico que sobre niños y niñas puede tener esta vuelta en condiciones tan especiales".

Gemma Fradejas, secretaria en la asociación 'Somos Diversos' e integrante en la plataforma 'Flexibilidad Educativa', asegura puede ser un impacto para los niños la vuelta a las aulas sin poder mantener el contacto directo con sus compañeros. Además, considera la presencialidad un peligro en estos tiempos ya que "los niños tocan todo y luego se llevan las manos a la cara".

Desde el grupo de familias opinan que se debe aplicar el principio de solidaridad, y que sean las propias familias, de acuerdo a su situación, quienes decidan si quieren seguir con la educación a distancia. De esta forma se conseguiría una disminución de la ratio en las aulas de forma natural y se respetaría la diversidad social y de circunstancias que esta situación ha generado.

Estos padres y madres consideran que "de esta manera se protege no solo a las familias, sino que, por extensión, también se protege al sistema de salud pública y a toda la sociedad. Y lo más importante, se protege a los niños de una presencialidad basada en un contacto limitado".

Esta propuesta puede suponer un riesgo para familias con un perfil desestructurado, que podrían elegir el modelo no presencial y en definitiva, derivar en un posible abandono escolar. Ante esto, Gemma opina que "sería la administración quien debería hacer un seguimiento de los casos, asegurando un correcto seguimiento del curso con diferentes fórmulas".

A parte de esta propuesta en la que la presencialidad fuera voluntaria, lamenta a través de este medio Gemma que, en caso de que seamos sometidos a un confinamiento otra vez, "no hay nada preparado".

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad