OPINIÓN

Soria, tú también hija mía

soria-ya

Castilla y León: nueve provincias, una Comunidad. Un eslogan que podría tener ya muy poco recorrido, o al menos poco futuro, como queda demostrado de un tiempo a esta parte por los "movimientos de abandono" que diferentes partidos y colectivos están realizando.

Juan V. Velasco / Director Radio Arlanzón | 27/04/2020 - 10:00h.

Castilla y León: nueve provincias, una Comunidad. Un eslogan que podría tener ya muy poco recorrido, o al menos poco futuro, como queda demostrado de un tiempo a esta parte por los "movimientos de abandono" que diferentes partidos y colectivos están realizando.

Castilla y León, la región más extensa de la Unión Europea y una de las que más está sufriendo la despoblación y el abandono de su clase política y de las Instituciones.

La música en el baile para "separarse" la comenzó a interpretar el Viejo Reino de León, a través de la UPL, acompañada en algunas notas por unos pocos socialistas, charros y zamoranos. A "la fiesta" se han incorporado los de Soria Ya, y el sonido está llegando a Segovia y Burgos. Eso sí, en el único sitio donde nunca se escucharán y mucho menos se interpretarán esos tonos musicales es en Valladolid, muy satisfechos con la situación actual.

Ha sido un 23, "en abril para más señas" cuando ha vuelto a escucharse el grito de los que dicen, cada vez más alto; NADA QUE CELEBRAR. Y en esta ocasión ha sido en Soria donde más eco ha tenido, y eso que como diría Carlos Puebla, desde Cuba, llegaron Sánchez e Iglesias, se acabó la diversión y mandaron a parar, o tal vez habría que decir, en Castilla y León llegaron Igea y Casado, se acabó la diversión y Mañueco se quedó parado, porque no me negaran que son los Ciudadanos los que mayor rédito político están sacando ante un Partido Popular de CyL que por el temor, o mejor llamarlo pánico que tiene su presidente a dejar de ser el primer mandatario de la Comunidad ha cedido todo en esta crisis del Coronavirus a sus "socios" de gobierno regional.

Al hilo de este apunte, me pregunto porqué tanta diferencia entre lo que está pasando en Castilla y León con lo que sucede en Madrid, donde su presidenta, Díaz Ayuso es la cabeza visible, la que se ha puesto al frente, mientras que aquí, ese protagonismo mediático está siendo para los "naranjas", y que bien les ha venido, especialmente a Igea,  porque tras el batacazo nacional de sus segundas Primarias, incluso muchos de sus fieles ya le daban por amortizado políticamente.

Volviendo a Soria y a su grito de independencia regional (la fecha de este pasado jueves ya puede ser considerada como el inicio de su movimiento, de momento minoritario, pero que cada día gana más adeptos), siento como que esto no preocupara lo más mínimo a los que ahora están cómodamente instalados en la poltrona, algo que a buen seguro es una gran equivocación política, porque ha sido Soria, y no León. Soria, la Soria de Lucas, de Posada, de Barcones, la de los Campos de Castilla de A. Machado, y eso es para preocupar, y muy mucho. Porque ya sólo faltaría, en el colmo de los colmos, que Burgos, la "Cabeza de Castilla" también se quiera marchar de Castilla... y León, aunque visto lo que está pasando, a mí ya no me extrañaría nada.

El Coronavirus va a significar, y no hay que ser adivino para decirlo, un antes y un después en muchas cosas. También en la política y para los políticos. Castilla y León no va a quedarse al margen de los cambios que se avecinan, cambios en los planteamientos sociales, y sobre todo económicos, cambios que o sabemos controlar o que pueden llevarnos a tiempos convulsos, donde a río revuelto y ya lo dice el refrán, ganancia de pescadores, entendiendo por pescadores a esos que llevan algún tiempo esperando "que la tortilla se vuelva", y ya es difícil que conociendo a esta tierra y a sus gentes me atreva a augurar momentos comprometidos. No hablo de revolución, si de enfado, cabreo, hartazgo, y si a esto añadimos dificultades o imposibilidad de recuperar las situaciones de confort que hemos disfrutado todos hasta hace unos meses, puede pasar algo que no pensábamos podría llegar algún día.

Tengo conocimiento, porque he asistido a una de esas citas, que también en Burgos, y me comentan que en Segovia, se están llevando a cabo contactos entre diferentes "grupos de opinión" dispuestos a dar el primer paso como han hecho los otros, sabedores que ahora hay un caldo de cultivo propicio, convencidos de que hay unos dirigentes faltos de altura y de miras, encerrados en su burbuja, sin pisar la calle, a los que acusan de no preocuparse por otra cosa que no sea la de sus intereses personales.

Para finalizar, porque hasta ahora no me he referido directamente ni a los socialistas ni a los podemitas de Castilla y León, quiero apuntar que ellos hablan de responsabilidad, de lealtad institucional hacia el Gobierno Autonómico en estos momentos difíciles para todos.  Eso puede ser hasta consecuente, aunque lo que no es de recibo, es su ausencia de crítica, su silencio cómplice, si bien es muy comprensible porque tienen que callar y sobre todo tapar, y muy mucho, sus vergüenzas nacionales y la forma en la que su Gobierno Nacional de coalición está gestionando esta crisis.

Aprovecho por último, dada la cercanía de estas fechas a la del 25 de abril, para citar una estrofa del himno de la revolución de nuestros hermanos portugueses, Grándola, vila morena, con la esperanza de que todos la tengamos en cuenta: "el pueblo es quien más ordena".

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad