CASTILLA Y LEÓN

La Junta de Castilla y León aprobará este viernes las normas de la nueva normalidad que regirá desde el domingo

alfonso-manueco

Mañueco asegura que está "controlada" la situación de nuevos positivos en dos residencias de Valladolid y que se ha restringido la movilidad interna.

iLeon | 18/06/2020 - 19:34h.

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, anunció hoy que se aprobará mañana la regulación autonómica de la nueva normalidad, tras el estado de alarma, que comienza el domingo 21 de junio, y que destacó servirá también para proteger a la población en esta etapa, tras completarse la desescalada derivada de la pandemia del coronavirus.

En una entrevista en el programa 'Hoy por Hoy' de la Cadena SER, Fernández Mañueco aseguró que hay que insistir en la responsabilidad colectiva, pero también individual, una vez que se va a permitir la movilidad entre provincias. Por ello, remarcó que el "virus sigue" entre la población y destacó las medidas universales de protección, como el uso de mascarillas, el lavado de mano o la distancia de seguridad.

"Que la gente no se piense que el domingo se acaba el virus, se abren las puertas y se genera la nueva normalidad", dijo, al tiempo que señaló que en las dos residencias de Valladolid y en el Hospital Río Hortega también de la capital vallisoletana, donde se han producido brotes, la situación está "controlada" tras realizarse pruebas PCR y adoptar medidas "restrictivas" para el control de la movilidad interna en estos centros. Además, pidió que se mantenga la distancia de seguridad, "más allá de la cercanía a los seres queridos".

Igualmente, Fernández Mañueco defendió que la sociedad debe afrontar a partir del domingo el final del estado de alarma para lo que recordó el Gobierno ha aprobado ya el Decreto-Ley de medidas universales para la nueva normalidad. "Se ha dicho mucho", afirmó en relación a esta medida adoptada para luchar contra el Covid-19, pero insistió en que España tiene que dar "ya" el paso, desde la "responsabilidad individual". "La mejor mascarilla es la distancia social", apostilló.

El también presidente del PP de Castilla y León aseguró que su partido ha apoyado de forma "incondicional" cuatro o cinco prórrogas del Estado de alarma con su voto afirmativo o su abstención. "Hemos ido evolucionado", dijo y aseguró sentirse ahora "más tranquilo", una vez que Castilla y León ha optado por la prudencia y la seguridad sanitaria, como mejor forma de garantizar el máximo impulso de la economía y para proteger a las personas más vulnerables.

Finalmente, el presidente de la Junta recordó que a mediados de marzo Castilla y León tenía la incidencia más alta, algo que vinculó a la "movilidad", mientras que ahora la Comunidad -dijo- es la décima Comunidad con mayor impacto del coronavirus. "Esa postura de prudencia y seguridad ha hecho que en estos momentos Castilla y León pueda afrontar la nueva normalidad en condiciones mucho mejores que hace tres meses", concluyó.

Suspensión de 'Sucesiones', congelado

Fernández Mañueco, defendió hoy que su partido y el Gobierno de España podrían seguir el ejemplo de la Comunidad y buscar acuerdos en materia de recuperación y política económica. Como muestra de "concordia" y mano tendido puso la suspensión de la bonificación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que aseguró no es algo a lo que renuncia, si bien admitió que ahora no era el momento de adoptar esta medida.

En una entrevista en el programa 'Hoy por Hoy' de la Cadena SER, Fernández Mañueco indicó que su Ejecutivo ha decidido "dejar las cosas como estaban" sobre este tributo, que tenía previsto bonificar para familiares directos el 18 de marzo, y que no se ha aprobado por las Cortes "por el bien del acuerdo". Además, acusó al PSOE de Castilla y León de querer "subir los impuestos", algo que señaló la Junta rechazaba.

Asimismo, Fernández Mañueco, que rechazó dar consejos al presidente del PP, Pablo Casado, y al del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió que el diálogo con la oposición que ha mantenido durante estas semanas ha facilitado una relación "fluida" en Castilla y León, que ayer se materializó en la firma del pacto por la recuperación, el empleo y la cohesión social, que apoyan PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y Por Ávila, al descolgarse del acuerdo UPL y VOX.

El presidente de la Junta destacó que su gobierno ha hecho una propuesta "sensata" y "razonable" al igual que el PSOE, con cuyo líder, Luis Tudanca, aseguró que ha hablado cada semana, excepto en los momentos más duros. Por ello, consideró que el diálogo debería ser "más frecuente" y "habitual" entre el Gobierno de Sánchez y el Partido Popular de Casado para lograr un acuerdo por la recuperación, ya que aseguró le gusta más este término que la reconstrucción, porque indicó "destruir no se ha destruido nada".

Sobre el líder de su partido, Mañueco indicó que tiene "muy buena relación con él" y señaló que Pablo Casado ha demostrado que está a la altura de las circunstancias. Destacó su respaldo a varias prórrogas del estado de alarma, al Ingreso Mínimo Vital y su propuesta de abrir una comisión de reconstrucción en el Senado. Además, defendió que la firma de un pacto no quiere decir que no haya "control" parlamentario y como muestra puso la crítica del PSCyL la semana pasada en el pleno de las Cortes. "Firmar un pacto no quiere decir que tenga que desaparecer las críticas", apostilló.

Respecto de la portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, Fernández Mañueco defendió que tiene "muchas virtudes", pero añadió que "sinceramente" todos deberían apostar y ella también, por la línea de la desescalada verbal. Aunque indicó que no ha tenido la oportunidad de decírselo, señaló que no tenía problema para hacerlo y recordó que el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, agrede con sus palabras a miembros de la oposición porque no piensan como él.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad