CASTILLOS CYL

El Castillo de Monteagudo de las Vicarias determinante en las luchas entre Aragón y Castilla

panoramica-castillo
Foto: Turismo Castilla y León

En la provincia de Soria, en las proximidades de lo que fuera frontera con Aragón, en el partido judicial de Almazán, se encuentra el pueblo de Monteagudo de las Vicarías,  situándose su castillo en el casco urbano de la villa, en el interior de la muralla que la rodeaba completamente y de la que se todavía conservan bastantes restos.

burgosnoticias.com  | 27/05/2019 - 00:00h.

Fue construido por la familia Hurtado de Mendoza en el siglo XV. Su estilo final es gótico renacentista. Estando protegido por ley desde 1949.

El castillo posee algunos elementos característicos del momento como es el adarve volado sobre una ménsula, varias puertas con arcos góticos protegidas por matacanes, y unas troneras redondas. El patio interior, rectangular, renacentista, es del siglo XVI. Las restauraciones iniciadas a principios del presente siglo se han centrado en las almenas, los arcos y la galería porticada.

Levantado en aparejo de buena calidad, mezcla sillería y sillarejos. La planta de la fortaleza es pentagonal, en los ángulos se levantan torres de diferentes formas y tamaños; destacan tres: la de Poniente, de planta circular; la Sur, rectangular; y la de Levante, octogonal en la cara exterior y hexagonal en la interior. Todas están comunicadas entre sí por un camino de ronda rematado en vistosas almenas. Tiene dos puertas, la principal y la falsa, con arcos apuntados y defendidas ambas por sendos matacanes.

 

Foto: Turismo Castilla y León
Foto: Turismo Castilla y León

En su interior destaca el patio porticado renacentista, con doble galería y bella decoración de yesería plateresca en la superior. Un pasadizo, en el lienzo del poniente, comunicaba el castillo con la iglesia.

 

Durante la Edad Media jugó un importante papel estratégico en las luchas que enfrentaron a aragoneses y castellanos por el control de la frontera entre ambos reinos.

El cuarto conde de Monteagudo, Don Francisco Hurtado de Mendoza, cuyo escudo de armas se encuentra situado en la entrada principal, trajo de Alemania muchas reliquias, entre las que destaca lo que dicen puede ser un pedazo del Lignum Crucis. Las mandó conservar y proteger en la cercana Iglesia de San Miguel de Almazán.

A mediados del siglo XV, estando en guerra Castilla con Aragón, el rey Pedro I el Cruel tomó la villa y su castillo. Cuando murió el rey a manos de su hermanastro bastardo, éste concedió la villa y otras siete más al caballero francés que le ayudó en el fratricidio real: Beltrán de Duguesclin.

 

Foto: Turismo Castilla y León
Foto: Turismo Castilla y León

Este castillo se caracteriza por sus macizas torres octogonales en los ángulos. Dos de ellas son más grandes y altas que el resto y dominan la comarca. Además, tiene dos puertas de acceso hundidas con respecto al resto; una de ellas está situada al exterior de la villa. Todo el conjunto se encuentra rodeado de grandes ventanas.

 

La esbelta torre del homenaje domina y preside el conjunto. Tiene planta octogonal y se encuentra provista de todo un atalaje guerrero y señorial: ventanas en ajimez, saeteras rasgadas, robustos muros de mampostería y amplia nave, en otro tiempo habitada. Está rematada en una terraza voladiza con almenas.

Se pueden ver las recientes restauraciones llevadas a a cabo en las almenas, en los arcos apuntados y en las dos puertas. Tanto el interior como el exterior se encuentran bien conservados. Se está habilitando para albergar un futuro centro cultural y un museo.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad