CONFIDENCIAL RADIO ARLANZÓN

Un divorcio más en el Partido Popular: Javi e Iñigo se han separado

El todavía alcalde de Burgos y el ya no ministro de Fomento han roto tras más de una década de relaciones. Iñigo ha dicho que su ex-amigo sólo busca hacerse fotos.

imagen
burgosnoticias.com  | 21/06/2018 - 10:07h.

El motivo de la ruptura ha sido el apoyo prestado por el edil a las gestiones y reuniones que encabezadas por el presidente de la Cámara de Comercio se han llevado a cabo para potenciar el Eje Central que incluye el directo Madrid-Burgos por Aranda, y especialmente las que se han desarrollado con la autoridad portuaria de Bilbao.

El ex-ministro De la Serna desautorizó las mismas llegándolas a calificar de sólo buscar la foto y nunca una colaboración institucional.

Con anterioridad a este enfrentamiento, la ahora portavoz popular en el Ayuntamiento de Burgos, Carolina Blasco ya advirtió a Javi en varias ocasiones de que Iñigo no era de fiar, a lo que siempre respondía Javi, "es muy buena persona, hace mucho por Burgos y es un gran amigo". Blasco tras estos últimos acontecimientos ya le ha dicho a su alcalde: "mira que te avisé y no me hiciste caso".

Por lo que al futuro político de estos dos populares, motivo de este CONFIDENCIAL, se refiere, están muy pendientes y preocupados por conocer quién será el/la nuevo/a presidente/a de su partido. Iñigo ha dicho que mandó este miércoles desde Santander y en coche su aval a Soraya Saenz de Santamaría (como no ha podido hacerlo por AVE a buen seguro que el itinerario habrá sido por Osorno, ya que como confesó en Burgos, De la Serna utiliza este recorrido de manera habitual, y nunca viaja a Cantabria por la Burgos-Aguilar, que con tanto "interés" defendió en su día).

Javi, al igual que el presidente del P.P. de Burgos, César Rico han quedado descolocados tras la retirada para ser candidato nacional de Nuñez Feijoo, al que decididamente pensaban apoyar ( siempre subirse al carro del caballo ganador ) y que incluso manifestaron ante varios compañeros. Bien es cierto, que algo parecido ha sucedido con Maillo y Fernández Mañueco, que ahora intentan recolocarse con Soraya, tras abandonar a Cospedal, a la que siempre idolatraron ( hay que seguir en la poltrona ).

Por mucho que quieran hacer ver a la opinión pública de que no hay "guerra civil" en el Partido Popular, este CONFIDENCIAL asegura que las hostilidades ya han comenzado de manera abierta y que bastantes dirigentes provinciales están a la expectativa de situarse con  el que finalmente vaya a repartir los cargos, que por buena lógica ( faltaría más ) quieren mantener muchos años. Amén.

publicidad