CULTURA

Los drones permiten realizar el primer mapa detallado de la Meseta Atlásica de Marruecos

Foto aerea de Gara Soultana_Alfonso Benito
Imagen aérea tomada con dron del cerro testigo de Gara Soultana, situada en la margen derecha del valle del río El Haï.

EL CENIEH ha utilizado esta tecnología para analizar la evolución del paisaje de esta zona de la cordillera del Atlas, que es clave para comprender la evolución humana en el Norte de África durante el Cuaternario.

burgosnoticias.com  | 21/06/2020 - 09:09h.

El Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) encabeza un artículo que se acaba de publicar en la revista Journal of Maps, en el que gracias a los drones se han podido obtener imágenes aéreas y topografías de gran resolución, que han sido fundamentales para realizar el primer mapa detallado de la Meseta Atlásica, una zona situada al este de Marruecos clave para comprender la evolución humana en el Norte de África durante el Cuaternario.

"Hemos utilizado los drones del Laboratorio de Cartografía Digital y Análisis 3D para analizar la evolución del paisaje de esta cuenca intramontañosa en la cordillera del Atlas, y así poder diferenciar las distintas formaciones geológicas" señala el primer autor de este trabajo Alfonso Benito Calvo, responsable de la línea de investigación de Geomorfología y Procesos de Formación del CENIEH.

En la zona estudiada abundan materiales geológicos formados en grandes llanuras surcadas por canales fluviales, que acabaron con la formación de lagos someros y humedades. A partir de este momento se empezaron a excavar valles profundos que dejaron terrazas fluviales y cerros testigo, formados bajo condiciones áridas con frecuentes cambios climáticos.

"En este registro geológico se conservan actualmente numerosos restos arqueológicos de diversas cronologías, que indican el gran potencial de la región para estudiar los registros arqueológicos del norte de África desde el Plioceno hasta la actualidad", afirma Benito.

Este trabajo se ha realizado en el marco de un proyecto hispano-marroquí, dirigido desde el IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social de Tarragona) y la Universidad Mohamed I (Oujda, Marruecos), y cuenta con el apoyo institucional de las autoridades locales y regionales de la provincia marroquí de Jerada, de la Fundación Palarq y del Ministerio de Cultura y Deporte.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad