ECONOMÍA

Los empresarios de casas rurales advierten de que solo "sobrevivirán" los propietarios que tengan otra fuente de ingresos

casa-rural-campo-naturaleza
Foto: visit Finland

También piden abrir sus establecimientos antes que las cadenas hoteleras porque no atienden a grandes aglomeraciones de turistas.

Alba Camazón/ eldiario.es/cyl | 27/04/2020 - 14:48h.

El buen tiempo y sol marcan el inicio de la temporada de Turismo Rural, de la mano de la Semana Santa como fecha clave, en la que familiares y amigos comienzan a salir para pasar unos días en pueblos pequeños, donde disfrutar de todas las posibilidades que ofrece el medio rural y la naturaleza. En Castilla y León existen 3.813 alojamientos rurales con 36.659 plazas por las que facturan anualmente más de 70 millones de euros. Los empresarios de casas rurales advierten de que solo superarán esta crisis los propietarios que tengan otra fuente de ingresos. "Solo sobrevivirá el que no necesite la casa rural para vivir", alerta el presidente de la Asociación Leonesa de Empresarios de Turismo Rural León, Víctor Moro.

Aproximadamente solo el 15% de las casas rurales están gestionadas por empresarios. El resto, calculan las asociaciones empresariales, tienen dueños con otros ingresos. Son trabajadores por cuenta ajena, autónomos, funcionarios o jubilados, que ven las casas rurales como un extra a su sueldo o pensión. Las pérdidas serán millonarias, eso seguro, por lo menos, calculan, del 60 o 70%, incluso más si el turismo no reabre hasta final de año.

Alguno tiene la casa rural como hobby, de segunda o tercera actividad. Para ellos será más liviano porque tienen sueldo asegurado, son los que mejor van a subsistir", explica Moro. Ante esta situación, los empresarios piden que la Junta de Castilla y León priorice a este colectivo en sus ayudas, frente a aquellos propietarios que tienen otros ingresos.

"Nos han hecho promesas que no han llegado a nada"

De momento pocas ayudas han llegado, solo alguna línea del Gobierno, pero nada de la Junta de Castilla y León, que prometió liquidez para el turismo rural y publicar estas líneas de ayuda en el Bocyl hace ya una semana. "Nos hablaron de una ayuda de 1,8 millones, con un importe máximo de 2.000 euros por alojamiento y empresario. Si es así, solo hay ayudas para 900 alojamientos. En Castilla y León hay casi 4.000", concreta Moro. "Nos han hecho promesas que no han llegado a nada", afea la presidenta de TurSoria, Beatriz Calavia.

Muchos también se han planteado el cierre, aunque sean propietarios y ven la casa rural como una segunda actividad productiva. Como Dionisio Martínez, que tiene una casa rural en Soria, en la que hace poco invirtió para ampliar los servicios. "Ahora tengo un préstamo pedido para la reforma... y tendré que tirar. Pero si no, la cerraba, porque el año va a ser en blanco", lamenta.

El año pasado, solo el 8% de las pernoctaciones se produjeron en enero y febrero, según Boletín de Coyuntura Turística de 2019. Esto puede darnos una idea de los ingresos que pueden tener estos empresarios a día de hoy. Este mismo informe calcula que el 24% de las pernoctaciones se registraron entre abril y junio y el 36% entre julio y septiembre.

"Yo tenía previstos 20.000 euros previstos con las reservas de los próximos meses. Me han cancelado todas las reservas salvo una en agosto y una en julio", lamenta el presidente de la asociación Valladolid Rural, Luis Chico. "Podemos asumir la pérdida de tres o cuatro fechas importantes, pero nos han fastidiado varios meses... Y yo tengo la fea costumbre de comer todos los días", agrega el presidente de la Asociación de Turismo Rural de Burgos (Turalbur), Francisco Hernansanz.

El futuro no parece muy halagüeño. Las reservas se cancelan, pero continúan los gastos que tienen las casas como el agua, la luz, el internet o los impuestos. "Algunos registran casi el 30% de sus ingresos anuales en Semana Santa. Esto nos ha pillado en la peor temporada, justo cuando empezábamos a facturar", señala Moro. "Los cierres van a ser una realidad absoluta", agrega la presidenta de TurSoria.

Piden abrir antes que los hoteles

De la apertura, poco a nada se sabe. Los más optimistas esperan poder abrir en junio y, en el lado contrario de la mesa, miran con terror a Navidad. "Es todo un caos, nadie sabe nada". Eso sí, apuestan por que en el plan del Gobierno y de la Junta se les tenga en cuenta y se les permita abrir antes que a otro turismo más masificado, como el turismo de sol y playa y los hoteles que cientos de camas. "Nosotros tenemos alojamientos siete, diez, quince plazas... La media de casas rurales tiene menos de 16 camas. Son amigos, familia... no nos pueden equiparar a las grandes cadenas hoteleras", reclama Chico. "No compartes espacios con extraños", agrega Hernansanz, sobre todo en los casos de casas enteras.

"Es un entorno sano y puro, un turismo de tranquilidad... Es como salir de tu casa pero entras en otra y puedes ir a la naturaleza", defiende la representante soriana. Los empresarios coinciden en la importancia de la desinfección que deberán acometer antes y después de cada visita. La Junta de Castilla y León todavía no ha recomendado cómo deberán limpiar los alojamientos, aunque los autónomos ya han empezado a mirar si podrían limpiar con generadores de ozono. "Tenemos un poco de miedo a lo que nos van a exigir para abrir", manifiesta el presidente de la asociación Arribes salmantinos de turismo rural, Asastur, Óscar Hernández.

"El problema es que cuestan mil euros. A las pérdidas vamos a tener que sumar una inversión así... Hay que ver cómo lo hacemos". Hernansanz apuesta por que sean los Ayuntamientos quienes compren estas máquinas -o las que sean necesarias- para desinfectar los centros cívicos, el consistorio y otros establecimientos del pueblo. Algunos de estos empresarios apuestan por que el Gobierno o la Junta emita un 'sello de calidad' que demuestre la desinfección del espacio para ir, poco a poco, recuperando la confianza de los clientes.

También reivindican que se organicen cursos para aprender a desinfectar. "Nosotros limpiamos, claro, y de forma exhaustiva, pero esto es todavía más", señala Dionisio Martínez, que tiene una casa rural en Soria. El turismo rural se centra, sobre todo, en localidades muy pequeñas, y también existe cierto miedo a que alguno de los turistas, sin saberlo, esté enfermo y contagie a los vecinos el pueblo. Por este motivo, piden máxima precaución en ambos sentidos.

Pero el turismo rural no son solo los alojamientos. Este sector es un "dinamizador" económico de la zona, subraya el presidente de Valladolid Rural. Los turistas van al bar de la zona, comen en los restaurantes, descansan en los spas, se apuntan al Turismo Activo, comen productos de la zona... y ahí también surgen dudas. Víctor Moro tiene una empresa de turismo activo y se pregunta cuáles serán las condiciones en las que tendrán que trabajar, si es que pueden seguir con su actividad. "En turismo activo solo tenemos primavera y verano. Nos han quitado por lo menos el 50% de los ingresos", lamenta. También son muchos los hoteles rurales con restaurante o mesones que dependen de esas bodas, comuniones y reuniones empresariales hoy canceladas.

El gasto en turismo rural: 200 millones de euros

El turismo general supone el 10% del PIB de Castilla y León. Según el Boletín de Coyuntura Turística de 2019, el gasto en turismo rural el año pasado estuvo cerca de los 200 millones. La mayor parte de los ingresos por el turismo rural van a las más de 30.000 plazas de hoteles y casas rurales, por delante del gasto en restauración y transporte.

Este boletín calcula también que el grado de ocupación media en estos alojamientos es del 17%, con una estancia media de dos días, además de 1,1 millones de viajeros y casi 2,3 millones de pernoctaciones anuales.

Estas son unas cifras que sin duda no alcanzará este año el sector. Además del cese de actividad, las casas rurales se enfrentan al miedo de los turistas, que quizá opten por quedarse en casa. "La Junta ha prometido una súpercampaña turística cuando empiece la actividad, pero no solo hay que dejarlo en manos de la Junta. Tenemos que promocionar todo lo que tenemos hacia la región y provincias limítrofes para que la gente se quede aquí", explica Chico.

En Soria, Beatriz Calavia afea al alcalde de Soria su "llamamiento agónico" por el porcentaje de sorianos infectados. "Lo hizo desde el cariño, y no juzgo, pero al mundo del turismo nos ha hecho mucho daño esa publicidad del alcalde", critica. Por este motivo, pide a la Junta que preste "especial atención" a Soria en su campaña publicitaria para frenar los efectos "de esa publicidad negativa tan fuerte".

Estos empresarios se muestran optimistas con respecto a los beneficios que ofrece Castilla y León, con un turismo saludable, monumental y de naturaleza. "Soria es un sitio muy tranquilo, tiene la masa de bosque más grande de España y es un entorno con garantía y sin aglomeración", defiende Calavia.

"Quiero creer que se mirará de otra manera el medio rural. Tenemos calidad de vida, no hay contaminación ni tanto estrés... igual soy un iluso, pero con el teletrabajo...", afirma Dionisio Martínez, quien exige a la Administración que "se ponga las pilas" para dotar estos pueblos de una infraestructura básica de internet.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad