MEDIO AMBIENTE

Ecologistas en Acción se suman al rechazo de la macrogranja de Llano de Bureba

granja-cerdos

El representante de Ecologistas en Acción, Luis Oviedo ha recordado que aunque el proyecto presentado por la empresa ha sido modificado, en el fondo mantiene las mismas características. Además de la contaminación que podría provocar, Oviedo ha recalcado que esta granja crearía un solo empleo.

burgosnoticias.com  | 04/09/2019 - 12:31h.

Si hace unas jornadas la procuradora de Podemos por Burgos, Laura Domínguez presentaba alegaciones contra el proyecto de la macrogranja porcina en la localidad de Llano de Bureba por considerarla perjudicial para el medio ambiente y que tendrá efectos negativos para la comarca de la Bureba, ahora es Ecologistas en Acción el que vuelve a mostrar su negativa a que se ubique en Llanos de Bureba esta instalación ganadera.

El representante de Ecologistas en Acción, Luis Oviedo ha recordado que aunque el proyecto presentado por la empresa ha sido modificado, en el fondo mantiene las mismas características.

En este sentido, ha indicado que los habitantes del pueblo se han manifestado en contra de esta macrogranja en su municipio, al tiempo que ha recordado que el proyecto actual pretende construir diez naves para albergar a más de 4.000 cerdas con lechones de hasta seis kilogramos, y dos balsas de purines en dos parcelas situadas a menos de 3 kilómetros del centro urbano, lo que generará un grave problema de contaminación y malos olores.

Además de la contaminación que podría provocar, Oviedo ha recalcado que esta granja crearía un solo empleo, según consta en el expediente que ha presentado la empresa. Otro de los impactos de las instalaciones ganaderas industriales es la emisión de amoniaco a la atmosfera, de donde pasa a agua y suelo acidificando los ecosistemas. Luis Oviedo ha recordado que España vulnera la normativa y supera los límites de emisión permitidos por la Unión Europea.

Oviedo ha aseverado que una vez que la Junta de Castilla y León tenga el proyecto en su poder, deberá analizar el estudio de impacto ambiental y las alegaciones realizadas, y decidir si el impacto es asumible o no, para posteriormente conceder la autorización, algo que no llegará antes de 8 ó 10 meses.

Desde Ecologistas en Acción recuerdan que el cambio de modelo agroalimentario es uno de los caminos para reducir el impacto de la emergencia climática, y de forma general, la Junta de Castilla y León debería apostar por otro tipo de proyectos en el medio rural, no solo más adecuados desde el punto de vista ambiental sino también social.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad