GANADERÍA

Los ganaderos españoles siguen percibiendo menos por la leche que sus competidores europeos

Estos datos sobre la evolución de los precios de la leche se recogen en el Observatorio de Precios de la Leche de la Comisión Europea, informe en el que se constata que, desde 2010, las cotizaciones son mucho más bajas en España que en el resto de los países competidores.

burgosnoticias.com  | 28/09/2019 - 15:00h.

Con los últimos datos del mercado de la leche publicados por la Comisión Europea, correspondientes al mes de agosto, de nuevo España, tiene unos precios inferiores a la media comunitaria e inferiores a los de los principales países productores que exportan a España, especialmente Francia, pero también Holanda o Alemania. Así, los ganaderos españoles cobraron la leche a 31,07 euros por cada 100 kilos, un 7,28% menos que la media de la Unión Europea, que fue de 33,51euros por cada cien kilos. En Francia, nuestro máximo competidor, el precio ha sido todavía mayor, de 35,71 euros por cien kilos. "Algo difícil de explicar, cuando los ganaderos franceses exportan porque producen más de lo que consumen, y sin embargo España es deficitaria: producimos 7.135.033,10 toneladas, mientras que nuestro consumo de leche y productos lácteos es de 9.551.242 de toneladas", denuncia ASAJA.

Estos datos sobre la evolución de los precios de la leche se recogen en el Observatorio de Precios de la Leche de la Comisión Europea, informe en el que se constata que, desde 2010, las cotizaciones son mucho más bajas en España que en el resto de los países competidores. Un hecho que, pese a las numerosas denuncias del sector, no se ha corregido, por lo que ASAJA apunta que "es fundamental que las administraciones hagan entender a la industria que cualquier ayuda o apoyo institucional que reciban tiene que estar supeditado a que paguen justamente a los ganaderos".

Para la organización profesional agraria, la industria láctea española ha actuado con "pereza y desidia, dejando que las de otros países competidores se modernizara y avanzara como potencias exportadoras". Tras la supresión del mercado de cuotas, en lugar de apostar fuerte por el sector y abrir mercados, "las industrias lácteas españolas han optado por seguir al ralentí, mantenido de facto las cuotas, ya que el ganadero que quisiera producir no tendría quien le comprara la leche", señala ASAJA. Sin crecer, sin modernizar, sin abrir mercados, la única manera de ajustar su cuenta de resultados es exprimiendo al ganadero, el primer eslabón de la cadena.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad