RUTAS CASTILLA Y LEÓN

La ruta por Las Raíces de Castilla

imagen

La pequeña Ciudad de Frías, la Villa Condal de Oña y la Villa Salinera de Poza de la Sal están enclavadas entre las comarcas burgalesas de La Bureba y Las Merindades formando lo que se conoce las Raíces de Castilla.

burgosnoticias.com  | 24/05/2018 - 10:47h.

Para comprender la importancia militar, económica y religiosa de los tres conjuntos en los orígenes de la Primitiva Castilla, es recomendable la visita a los Centros de Interpretación del Medievo y las Salinas.

Castillos, murallas, monasterios y salinas conforman un gran legado medieval. Un paseo guiado por las calles de sus cascos urbanos nos descubrirá una cuidada arquitectura tradicional.

En 1998 las tres localidades, con proximidad geográfica entre sí, inician una labor de cooperación con el fin de promocionar y divulgar desde un punto de vista turístico esta zona norteña de la provincia burgalesa con la creación de esta ruta.

Desde esa fecha son muchas y variadas las actividades conjuntas emprendidas tales como la edición de material promocional, asistencia conjunta a ferias de turismo, colocación de paneles informativos, creación de videos promocionales, el programa Credencial de Paso...

Tras años de andadura conjunta, con unos satisfactorios resultados que la avalan, se procedió en julio de 2003 a formalizar ante la Junta de Castilla y León a la constitución de la Mancomunidad Raíces de Castilla, otorgando de esta forma una figura jurídica a la unión entre estas tres localidades.

Frías

Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura medieval militar española. En el interior del recinto amurallado se extiende un conjunto urbano con estrechas y empinadas calles y casas de piedra con entramado de madera que se apiñan colgando de la roca y desafiando las leyes de la gravedad. Durante siglos, un puente medieval de nueve ojos controló el paso del río Ebro.

El Castillo de los Velasco y la iglesia de San Vicente son dos de los atractivos que no te puedes perder en una de las ciudades más pequeñas de España.El Castillo es visitable, al igual que su torre del homenaje.

Podemos aprovechar a visitar Frías el 24 de junio cuando se celebra la Fiesta del Capitán.

También hay una ruta, conocida como el Molinar en Tobera donde el río origina espectaculares saltos de agua. Allí se puede visitar también una ermita, un puente y el humilladero.

Frías también se ha ganado su fama por productos de la huerta, cerezas, morcillas y los chorizos caseros. Es tradicional la artesanía tanto en madera de boj como en cerámica.

Oña

Junto al espectacular desfiladero del río Oca se ubica Oña. La Villa Condal, declarada Conjunto Histórico, y en especial el Monasterio de San Salvador, ejercieron un papel crucial en el nacimiento de la Primitiva Castilla.

Sus dominios traspasaban la línea del horizonte. La grandiosidad de la Iglesia Abacial de San Salvador confirma su esplendor religioso: la espectacular capilla mayor, su sillería coral, los panteones de reyes, condes e infantes de Castilla y Navarra, su sacristía y su claustro gótico.

En esta localidad, cada mes de agosto, la Iglesia Abacial de San Salvador acoge la representación medieval, el Cronicón de Oña, escenificado magistralmente por sus vecinos, donde se narra la historia Castilla y la fundación de este Monasterio.

Otro de los lugares a visitar es el Centro de Interpretación del Medievo, que se centra en los oficios y la vida de los monjes de Oña, algunos tan conocidos como Fray Pedro Ponce de León, inventor del lenguaje para sordos.

En el entorno de la localidad se puede realizar el Paseo del Oca, un bonito recorrido que nos adentra en un angosto desfiladero donde discurre la carretera, el antiguo trazado ferroviario del Santander-Mediterráneo y el propio río Oca. El paseo cuenta con varios puentes y se ilumina por las noches.

Oña también destaca por sus afamadas morcillas, las carnes selectas, las cerezas y manzanas del cercano Valle de Caderechas y las botas de vino.

Poza de la Sal

Desde tiempos romanos hasta hace dos décadas, la actividad salinera ha condicionado la vida y la economía de esta localidad. El fenómeno diapírico hizo aflorar a la superficie una gran masa salina, dejado un gran legado patrimonial y etnográfico único en Europa: acueducto, almacenes, pozos y salinas. Estas se distribuyen por el salero, un amplio espacio declarado Bien de Interés Cultural.

Bajo el Castillo protector, se expande un conjunto amurallado con sus puertas del Ayuntamiento, del Conjuradero y de las Eras, sus estrechas calles, la Iglesia de San Cosme y San Damián, el Ayuntamiento, la Plaza Nueva, la Plaza Vieja con soportales, el Palacio y Fuente Buena.

Una buena época para disfrutar de esta localidad el domingo siguiente al 3 de febrero cuando se celebra la Fiesta del Escarrete, declarada de Interés Turístico Regional.

Poza de la Sal fue cuna del insigne naturalista burgalés Félix Rodríguez de la Fuente, donde vio la luz en 1928. Aquí, en este preciado entorno pasó sus primeros años de vida. Se puede visitar el Espacio Medioambiental de la Infancia de Félix Rodríguez de la Fuente, situado en la Plaza de la Villa. Es un equipamiento municipal que tiene como objetivo general proporcionar a los visitantes una visión de la niñez del naturalista desde la perspectiva de sus mejores amigos, así como una visión del calado de su mensaje y figura.

Cercano a Poza de la Sal se encuentran Lences y Castil de Lences donde destacan su iglesia románica y un monasterio que también pueden visitarse.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad