SUCESOS

Disparan contra la vivienda de un agente medioambiental de Valmala

valmala-disparos

Una persona descerrajó dos disparos contra la ventana de la casa forestal, cuando el agente y su familia se encontraban en el interior. Los hechos fueron denunciados ante la Guardia Civil, y la Policía judicial ya ha recabado pruebas y comenzado las investigaciones

eldiariocyl.es | 20/09/2019 - 20:21h.

El sindicato profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León (APAMCYL) ha denunciado el ataque contra el domicilio oficial de un agente Medioambiental de la Junta de Castilla y León el pasado domingo 15 de septiembre. Según explica el sindicato en un comunicado, un presunto delincuente descerrajó dos disparos contra la ventana de la casa forestal del Valmala en Burgos, cuando el Agente medioambiental y su familia se encontraban en el interior.

APAMCYL denuncia que en los últimos años la Junta ha ido paulatinamente retirando las armas y los medios de defensa de estos agentes y ha establecido un "penoso protocolo de seguridad" en su lugar.

El incidente se produjo la noche del sábado al domingo cuando, pasada la media noche, el Agente Medioambiental escuchó dos detonaciones. Posteriormente comprobó que se trataba de dos disparos de escopeta contra las ventanas de su domicilio, donde dormían menores de corta edad. Los hechos fueron denunciados ante la Guardia Civil. Según detalla el comunicado, la Policía judicial ya ha recabado pruebas y comenzado las investigaciones.

Según APAMCYL, todos los indicios apuntan hacia que el objetivo de los disparos era "atentar y amenazar gravemente a dicho funcionario y agente de la autoridad", como consecuencia directa del ejercicio de sus funciones de policía y custodia del patrimonio medioambiental.

En el comunicado, el sindicato condena "rotundamente" lo sucedido y reclama a la Fiscalía de Burgos y a la Guardia Civil que identifiquen al autor de "estos deplorables hechos", ya que pueden constituir un delito de atentado contra un agente de la autoridad con el agravante de uso de arma de fuego, castigado con penas de hasta cuatro años de prisión.

Además, denuncian que en los últimos años la Junta ha ido paulatinamente retirando las armas y  los medios de defensa de los agentes, y establecido "un penoso protocolo de seguridad". Esto ha provocado, aseguran, que se estén produciendo "cada vez más hechos contra la integridad física" de los funcionarios".Por ello, reclaman retirada del actual procedimiento de seguridad y a la puesta en marcha de un "protocolo serio" con medias urgentes y proporcionadas a los riesgos a los que se enfrentan a diario los agentes.

A esta condena se suma la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales AEAFMA, quienes condenan estos "gravísimos hechos". También, anuncian al final del comunicado, están estudiando personarse en la causa como ya han venido haciendo en los casos de agresiones más graves contra estos profesionales.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad