INCENDIO QUINTANILLA DEL COCO

"El fuego con viento corre más que nosotros (...) les engulleron las llamas y tuvieron que atrincherarse"

miguel-angel-extremo-jefe-bomberos
María C. | 26/07/2022 - 11:11h.

El de este año, es un verano atípico y muy caluroso, si "la mano del hombre" no es consciente de los cambios meteorológicos y no trabaja de manera conjunta por preservar el entorno natural se pueden provocar situaciones como la ocurrida en la tarde del pasado domingo. "Es la tormenta perfecta" destaca el feje de Bomberos de Burgos, Miguel Ángel Extremo.

De hecho, en el caso del incendio forestal de Quintanilla del Coco, ya ha sido detenido el presunto autor que estaría cosechando en horas prohibidas por la Junta de Castilla y León, y por lo tanto se habla de negligencia grave del conductor de la cosechadora y propietario en una finca de cereal. [El Juzgado acuerda la libertad del agricultor detenido por el incendio de Sabinares del Arlanza]

A este respecto, cabe recordar que el pasado viernes 300 agricultores se concentraban en Burgos pidiendo al Gobierno regional que eliminase la prohibición de no poder recolectar. Unas 48 horas más tarde, la Arlanza de Burgos ardía y el viento complicó todas las labores de extinción, dice Extremo que hasta que no pararon las ráfagas no lo pudieron contener porque "el fuego con viento corre más que nosotros".

Echando la vista hacia atrás, el jefe de Bomberos recuerda cómo gestionaron el aviso. Fue el 1-1-2 de Castilla y León quien en primer lugar derivó las más de 65 llamadas que recibieron en apenas una hora al Cuerpo de Extinción de Fuegos. En ese momento, movilizaron una dotación de bomberos a la zona (un camión) de la cuadrilla correspondiente y cuando se atisbó la gravedad de las llamas mandaron todos los efectivos que hay en el parque, ninguno quedó libre.

Desde la Diputación se pusieron en contacto con ellos solicitando su colaboración, ya que por convenio estaría fuera de su ámbito de actuación, precisamente por eso los bomberos de Aranda no fueron avisados por la institución provincial.

Tras la llamada de la Diputación, el Cuerpo llamó incluso a compañeros que estaban de vacaciones para poder atender la gravedad del fuego. Los que no fueron a Quintanilla del Coco se quedaron protegiendo las incidencias de la ciudad.

Los profesionales, y también voluntarios, que se desplazaron cubrieron los pueblos afectados por las llamas, con todos los recursos disponibles, pero el fuego estaba haciendo de las suyas y les resultó casi imposible controlarlo. "Iba de tejado a tejado".

No obstante, su incansable esfuerzo logró contener el incendio en Santo Domingo de Silos y salvaron el Convento de San Francisco, porque si hubiera entrado en el pueblo "habría sido la tragedia más grande". Aunque para ello a los bomberos "les engulleron las llamas y tuvieron que atrincherarse".

No corrió la misma suerte el pueblo de Santibáñez del Val, donde no pudieron cortar la propagación.

Actualmente, a primera hora de la mañana se trabajaba en terminar de enfriar el perímetro y en la evaluación técnica de municipios para saber a qué casa pueden ir los propietarios, cuáles son seguras y cuáles no, o qué calles habrá que cortar.

Por el momento, celebrar que el riesgo del incendio ha bajado al Nivel 1.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

--- patrocinados ---
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad